De Blanes a Carlos Federico Sáez

por Eduardo Vernazza

Diario El Día (Montevideo) 8 de febrero de 1962.

Carlos Federico Sáez - Autorretrato - Roma 1893

Juan Manuel Blanes - Autorretrato Óleo 1860

Ya hemos tratado en ligera síntesis, las características de varios aspectos de la obra de Juan Manuel Blanes, nuestro máximo pintor por lo completo de su obra, y por el alcance que esta ha logrado en toda la historia de nuestro arte plástico. Abarcando un temario variado, que va desde el estudio al retrato, las escenas camperas, y sus obras de más enjundia, como ser las grandes telas históricas, y aún, algunas escenas como la “Fiebre Amarilla", ese episodio que reúne todas las virtudes del pintor, Blanes se planta en el arte nacional como dueño de una amplia escala de valores, que justifican su titulo, a través de los años. El principio académico que tuvo nuestro artista en Italia, le lleva a la culminación dentro de aristas especialmente afines a este estudio, pero no hay duda que su personalidad, y la variedad de que ella está poseída, le alejan de una simple visión “académica” (como se diría hoy) y como lo demuestra en su vuelo, supera tal categoría ,para explayar su imaginación y su consecuencia consigo mismo, a través de una vital obra de carácter nacional.

Fue el mismo Blanes que recomendó a aquel niño de corta edad venido de Mercedes, Carlos Federico Sáez, para que estudiará en Europa, ya que vislumbraba en los notables dibujos de entonces calidades sobradas como para tener un gran porvenir. Y es sintomático que estos dos artistas de tan distinta trayectoria en el correr del tiempo, fueran los puntos opuestos de dos formas expresivas por las que el arte plástico dejaba una para tomar la libertad de otra, en la iniciación del “manchismo”, en la que se embarcó el joven uruguayo una vez instalado en Roma. Este movimiento, que tenia sus iniciadores en la vieja capital, iba a contar con la desenvoltura y la agilidad de trazo de Sáez, y convertirlo así en uno de los más categóricos representantes de tal Escuela, llegando a una maestría que lamentablemente se malogró cuando el pintor contaba apenas 23 años de edad... Es curioso empero, que las últimas obras de Blanes, tomaran un giro más libre en cuanto a la elaboración y aplicación del color, fenómeno que antes se había realizado en pintores como Rembrandt y Goya, que llegando a la libertad absoluta de expresión —irónico destino— por avatares de la vida, tomaron una paleta audaz, y un trazo franco y puesto, que habría de adelantar sin duda al impresionismo.

Entra pues, Saez a cultivar, luego de algunos estudios, esta pintura que repetimos, lo habría de llevar a la maestría. Con la audacia de su plena juventud, sin ese rozamiento cultivado de Blanes, que le impedía cuando trabajaba soslayarlo, sino que se entregaba a el, y rara vez pintaba sin un detenido estudio y menos, sin la documentación máxima que garantizara la verdad...

  Título: Estudio Óleo
Museo Nacional de Artes Visuales

  Título: Retrato del pintor Fernando Cornu
Medidas: 57 x 57 cm
Museo Nacional de Artes Visuales

Sáez ve un mundo que abre las puertas a la expresión libre del trazo, a una paleta rica y colorista, que excluye el cuidadoso fundido del color, y se entrega apasionadamente al retrato y, mejor aún, a estudiar la figura por medio de ligeras y captadas imágenes, que cobran por el impulso de su sensible espíritu, una vida interior difícil de superar en nuestra historia de la pintura nacional. Este suspenso que crea Sáez, ayudado por una técnica en la que se halla cómodo, nos lega cantidad de estudios de magníficos valores.

Quien haya seguido de cerca sus dibujos y la técnica empleada en ellos, adelanta una versión de lo que luego serán sus cuadros al óleo, porque aún cuando Sáenz haya tomado aquella escuela manchista, que muy a tiempo parece ser la que domina el ambiente italiano del 900, existe un caudal de virtudes propias que se manejan por iniciativa del instante en que trabaja, y que forman ese bello imprevisto de que están asistidos sus retratos. Si nos atenemos a tal observación, veremos que ya en sus primeros dibujos, Sáez se avenía, por una coincidencia de la época, en la pintura que se estaba gestando en Europa, y nacido en ella, poco le cuesta tomar partido en la modalidad que está dentro de su ser. Así, en sus óleos, vemos el trazo casi del lápiz de sus dibujos. Enlazados en el claro oscuro que toma ya el color en mancha, y deja atrás el pulimento... Sáez, pues, será quien más represente en nuestro país a esa época y escuela que predominó en Italia, y que fue en los trabajos de nuestro pintor, aún en aquellos lugares, admirados por la desenvoltura y por la adivinación del talento que luego se malograría, lamentablemente en plena producción, y cuando era de esperarse ya la obra definitiva, que iba cobrando forma a medida que la experiencia y la visión interior, delataban la sabiduría de su técnica al servicio de la expresión.

Si en Blanes termina una época, en Sáez comienza otra. Pero estos dos puntos se unen en parte; uno en la obra final, que parecería como dejamos antedicho, adelantarse a lo que realizarla el joven, unión que enlaza la historia plástica del Uruguay.

Ver, además: Juan Manuel Blanes y el retrato, por Eduardo Vernazza - Diario El Día (Montevideo) 23 de enero de 1962

                                 Los temas camperos de Blanes, por Eduardo Vernazza - Diario El Día (Montevideo) enero de 1962

Carlos Federico Sáez en el MNAV

9 dic 2014

La exposición “Sáez, un mirar habitado” incluye una muestra extensa de óleos, pasteles, dibujos y bocetos del joven pintor. El columnista de artes plásticas de Televisión Nacional, Gustavo Fernández, volvió al Museo Nacional de Artes Visuales (MNAV) para recorrer la exposición de Carlos Federico Sáez. Allí nos muestra y analiza su autorretrato y el retrato de una novia italiana. También nos explica dos tipos de técnicas y estilos diferentes del joven pintor que influyeron en otros artistas. En esta muestra se incorporan piezas que ya se encontraban en el MNVA y se agregan otras provenientes del Museo Eusebio Giménez de la ciudad de Mercedes en el departamento de Soriano, del Museo Juan Manuel Blanes de Montevideo, del MALBA de Buenos Aires y de destacadas colecciones privadas. Hace más de 60 años que no se realiza una muestar tan completa de la obra de este artista. La última se realizó en diciembre de 1951, cuando la Comisión Nacional de Bellas Artes montó en los salones del Teatro Solís la exposición Carlos Federico Sáez (1878-1901), exhibiendo 176 obras, además de 11 fotografías y 5 objetos personales (la paleta del pintor y hoja de biombo, entre ellos). El MNAV cuenta en su acervo con 208 piezas del artista (30 óleos y pasteles y 178 dibujos y acuarelas). La muestra "Sáez, un mirar habitado" podrá visitarse hasta el 2 de marzo de 2015 de martes a domingo de 14:00 a 19:00 en la Planta Alta del MNAV (Tomás Giribaldi 2283 esq. Julio Herrera y Reissig).

por Eduardo Vernazza
Diario El Día (Montevideo, Uruguay)
8 de febrero de 1962

 

 

Ver el blog

Catálogo pinturas y dibujos del artista de Uruguay Eduardo Vernazza por el cineasta Dennis Doty (Irlanda/Estados Unidos)

 

Ver Dennis David Doty en Letras Uruguay

 

Ver Eduardo Vernazza en Letras Uruguay

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Eduardo Vernazza

Ir a página inicio

Ir a índice de autores