Juan Manuel Blanes y el retrato

por Eduardo Vernazza

Diario El Día (Montevideo)

Retrato de Doña Carlota Ferreira de Regunaga

Autor: Juan Manuel Blanes (1830-1901)
Realizado: c.1883-88
Técnica: Óleo
Soporte: Tela
Medidas: 130 x 100 cm

El título de pintor máximo nacional, que sin duda posee Juan Manuel Blanes, no es en favor de nada que no sean sus atributos perennes en la escala pictórica completa. que adornó las virtudes de este uruguayo, del que ya analizamos sus obras camperas como fruto de culto a una temática nuestra, y que en sus manos tradujera con notable precisión y documentación, en una serle. de cuadros (de gran valor dentro de tal género). Completaron esta característica los cuadros de Historia, sus escenas mitológicas y los retratos. Es indudable que en tal faceta, de la múltiple pintura de Blanes, el dibujo y su escuela adquirida en Italia, asumen el máximo de poder, dentro de las terminantes posibilidades del artista. Si antes que Blanes, Cayetano Gallino entre otros, pero especialmente él, estilizaba el dibujo, y posiblemente trabajada en serle de retratos de encargo, Blanes traía de la Academia, un dibujo, sino depurado como el de Gallino en su elegancia, si neto en la forma y en la estructura —no en balde había realizado cantidad de desnudos en la academia— además de un colorido de paleta jugosa y extensa, que puede admirarse a través de distintos ejemplos, como el retrato grande de familia, el de su madre, el de Besnes Irigoyen, y especialmente, su más grande obra en tal categoría: el retrato de Carlota Ferrelra. Es esta una de las más bellas piezas logradas por Blanes, y que traduce su concepto al vencer en paleta clara, de blancos rosas y lilas, así como en un dificultoso fondo, una diferencia marcada a sus otras telas, ya que en la mayoría, pinta con una paleta más baja como entonces generalmente se estilaba, combinando barnices, y buscando la transparencia del claroscuro. Blanes pintó infinidad de retratos, y de ellos muchos no llegan a conformar las netas cualidades de sus muchos buenos, lo que en aquella época era lógico, ya que el encargo abrumaba al pintor, y veces hay en que el modelo hubo de ser trabajado dentro de normas distintas a las que él propiamente hubiera deseado. Es entonces en sus grandes retratos, a donde debemos dirigir la mirada para conocer los valiosos aportes de Blanes a la pintura de tal género. Su viaje a Europa enriqueció notablemente por sus acabados estudios y su decisión férrea de someterse a la disciplina de las primeras clases a una edad en que otros no tendrían la fuerza de voluntad y vocación, la técnica de Blanes llega a tal punto, que existe una gran diferencia entre sus obras de antes de tal viaje, y luego de realizado éste. Encarando los estudios con una responsabilidad extraordinaria, y una constancia a toda prueba. Nuestro pintor realizó entonces su pintura, con la verdadera inclinación de su manera. Razonador por naturaleza, nunca deja al azar detalles ni valores, y es así que por tal causa, y su documentado afán, llega a la realización plena de cantidad de retratos que se suman a aquel que por sus excepcionales virtudes, permanece inmutable en el primero de los lugares de la retratística nacional.

Deben tenerse en cuenta sus hermosos retratos de cuerpo entero, como el del Sr. Emeterio Regunaga, y otros que consolidan esta prestancia que tuvo la pintura de Blanes para encarar el retrato. Si no terció en él, la fina elegancia, en el sentido estilizado de la palabra, en cambio y como dejamos sentado su concepto del dibujo recupera para la figura toda esa verdad de carácter que requiere este difícil género. Sus modelos no son tomados sino en poses sencillas v lógicas, como era el pintor en su idea de la verdad, y en sus cuadros no aparecen aquellos fondos de grandilocuencia, ni otros de fantasiosas versiones de lejanos paisajes o de drapeados en profundidad, Blanes acepta a su personaje, tal como es, y lo reproduce por la fuerza de su talento, sin forzar en nada la imaginación hacia otra cosa que no sea aquella visión terrena de las cosas. Sin embargo, es muy interesante su sentido de la belleza plástica, y en algunas telas, como en la del retrato de su hermano Mauricio, y en su autorretrato, toca fibras bastante finas, y que emparentan escuelas mas modernas que la florentina, de la que él viene con su alegría del color. Blanes, pues, es un gran retratista, y luego alternará con sus grandes composiciones y sus cuadros más pequeños la gran pintura nacional, que junto a sus obras históricas le mantienen en el pedestal de primer pintor.

 

por Eduardo Vernazza
Diario El Día (Montevideo, Uruguay)
23 de enero de 1962

 

Ver el blog

Catálogo pinturas y dibujos del artista de Uruguay Eduardo Vernazza por el cineasta Dennis Doty (Irlanda/Estados Unidos)

 

Ver Dennis David Doty en Letras Uruguay

 

Ver Eduardo Vernazza en Letras Uruguay

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Eduardo Vernazza

Ir a página inicio

Ir a índice de autores