La lección de Rodin

por Eduardo Vernazza

Diario El Día (Montevideo) enero de 1962

Auguste Rodin, Monumento a Balzac.

Bronce, modelo: 1898, fundición: 1935

 

El hecho de que Rodin se halle ubicado, en la historia, entre Miguel Angel y Fidias, no le excluye de hacer comenzado como marmolero y adquirido en este oficio digno, la más firme lección de trabajo y constancia. “¿Ha mirado alguna vez una estatua antigua a la luz de una lámpara?" pregunta Rodin y descubre las formas más bellas en la Venus de Medicis, y “una infinita cantidad de ligeras salientes y depresiones que de otra manera ni siquiera hubiera imaginado". Esto dice en sus conversaciones reunidas por Paul Gsell, lo que nos habla de su amor a las formas, al deseo infinito de desentrañar aquellos secretos por los cuales los griegos mantenían en sus estatuas una belleza pura inigualada...

Rodln fue un precursor de lo moderno; él mismo, moderno en su tiempo, y discutido; pero sus bases eran de una solidez extraordinaria, y su genial instinto de escultor le llevó por una trayectoria de privilegio personal, por lo que transitan pocos en el mundo del Arte. Es un capitulo de la historia, en que el salto produjo la sorpresa; la expresión antes que nada. La escultura de Rodin manifiesta en la expresión con una profundidad de increíbles aristas, esas en las cuales no penetra fácilmente el ser humano y hace dudar del solo hecho plástico, y sorber la idea del misterio... Cuando un artista llega a tal grado, a ese sentimiento de hurgar el alma misma de su obra en la humanidad y traducir el ideal con su frase: “En la realidad el tiempo no se detiene nunca" ... Y bien fundado en la realidad es el principio de su obra. Pero el hecho se produce por la fuerza interior, y el elevado concepto del escultor... “Nada comprende tampoco de la observación sincera que desdeña las poses teatrales para no interesarse más que en las actitudes absolutamente simples, y mucho más emotivas, de la vida real” dice Rodin refiriéndose a la idea vulgar del arte, y recalca: “El dibujo es estilo; realmente buenos son aquellos que uno no piensa siquiera en elogiar, tan absorbido I está por el interés de lo que expresan”... Y culmina en su afán de expresión: “Si yo he expresado algunos sentimientos en mis obras, resulta perfectamente inútil que los detalle y explique con palabras. No soy poeta, sino escultor. Y sí tales sentimientos no pueden ser leídos con facilidad en mis esculturas, entonces lo mismo da que no los hubiera experimentado nunca”. Ese fanático de la expresión pulsó la técnica que podía darle toda la fuerza que su espíritu elegido pedía “de adentro hacia afuera”; una pequeña lección de sus tiempos de marmolero, que modelando, una sencilla hoja le diera su “maestro”... ¿Cómo puede la fuerza de un genio comprender un significado con el aliento sublime del más allá? He ahí el misterio que cupo en el alma de Rodin y que desarrolló con la mente y el oficio. Supo entonces la escultura, de que la realidad no era precisamente lo que veían los ojos vulgares, lo que se palpaba con la mano, y lo que conformaba la vida cotidiana solamente, sino que había una realidad interior muy superior a aquélla, y que escamaba en las superficies con un modelado nuevo, vibrante, dejado estar, en su libre inspiración sin el pulimento inexpresivo, sino con la verdad de la expresión a flor de piel. Y este genio dice humildemente; “Indudablemente el oficio no es más que un medio. Pero el artista que lo desdeñe, no alcanzará jamás su propósito que es, o debe ser, la interpretación del sentimiento, de la idea". Y luego: “Es necesario poseer una técnica consumada para disimular lo que uno sabe"... Esa libertad absoluta dirigida a la expresión, sin que la idea del fácil modelado acudiera al observador, es la más acabada definición de la personalidad de Rodin. Lo dijo en su Balzac, en aquella estatua de excepcional humanidad, que penetra en el laberinto de una contradictoria y enorme alma como la del gran escritor v nos la da como si fuera emblema y símbolo de los raros personajes que animaran sus novelas... Le ahueca los ojos y les infunde la noche, aquellas horas y bajo luz artificial, en que el escritor devorado por la fiebre creaba —con sus veinte tazas de café— las mas famosas obras de su literatura... Lo envuelve en su salto de cama, porque esta piel se aviene a la nocturna visión de aquella figura fantasmal, y lo eleva en su actitud desafiante, como siempre ocurriera con la vida, de aquel que juzgó los vicios y hombres de su época...

Auguste Rodin El beso 1889 Museo Soumaya, Ciudad de México / Museo Rodin, París

 Esa estatua es de hoy, y es de siempre: no se la comprendió, porque cambiar el levitón por el salto de cama, forzar las formas y esconder en cavernas vacías los ojos, no era tolerable: era una audacia sin igual. No se comprendía aún la violencia de la expresión, la riqueza del sentido interpretativo, y la fantasiosa imaginación de un genio innovador. Esta verdad sublimada que Rodin descubre, siente y plasma, es la real, no la banal, no la que alienta lo mediocre, sino la que supera la que ven los ojos sin verla.. Es la Verdad del genio? “El boceto que imaginamos haber realizado podría ser terminado con mayor precisión; pero ello seria inútil; con los grandes rasgos citados basta para una eficaz demostración . y agrega: “Los detalles le añadirían muy poca cosas...". Y su maravilloso amor al trabajo y al oficio que le hace imaginar una humanidad mejor y más feliz... Cuando dice: “¡Cuánto más feliz seria la humanidad si en vez de contemplar el trabajo como una maldición, lo mirara como su fin más noble! La palabra artista, en su más alta acepción, significa para mi, todos aquellos que son capaces de ejecutar con alegría su trabajo. Por esto se ve que la lección que los artistas dan a los demás hombres, podría resultar maravillosamente fecunda"

#QuédateenCasa​ visitando #expoRodin

Fecha de estreno: 7 abr 2020

Ahora que no puedes venir a visitarnos, te llevamos a casa "Rodin, dibujos y recortes" a través de una visita guiada virtual por la exposición. Una oportunidad única para profundizar en la obra de uno de los artistas más influyentes del arte moderno, sin salir de casa.​ Con esta visita virtual podrás admirar delicadísimas obras que nunca han salido del Musée Rodin de París, y las explicaciones de n​uestros guías te ayudarán a comprender mejor el proceso creativo y las técnicas del artista. No te pierdas una exposición única que pone en relación los recortes de Rodin, una faceta del artista hasta ahora desconocida, con sus conocidísimos dibujos y esculturas, sobre los que también te daremos interesantes claves. ​ © Fundación Canal Textos y locución: Didark Didáctica

#RecorridoVirtual​ | Auguste Rodin en Museo Soumaya

Fecha de estreno: 18 mar 2020

¿"El Beso"? ¿"La Edad de Bronce"? Deja que nuestra curadora Francesca Conti te cuente como Auguste #Rodin​ cambió el concepto de belleza en la plástica de fines del siglo XIX. ¿Sabías que resguardamos la colección más importante de este escultor fuera de #Francia​?

por Eduardo Vernazza
Diario El Día (Montevideo, Uruguay)
enero de 1962

 

Ver el blog

Catálogo pinturas y dibujos del artista de Uruguay Eduardo Vernazza por el cineasta Dennis Doty (Irlanda/Estados Unidos)

 

Ver Dennis David Doty en Letras Uruguay

 

Ver Eduardo Vernazza en Letras Uruguay

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Eduardo Vernazza

Ir a página inicio

Ir a índice de autores