Artistas nacionales

Jorge Damiani

por Eduardo Vernazza

Suplemento Huecograbado del diario "El Día"

Montevideo, 3 de enero de 1971

Jorge Damiani - Árbol rojo

Imagen escaneada, como el texto, del Suplemento mencionado

LAS distancias se acortan en la era moderna. La ciencia tuvo un papel altamente positivo en el desarrollo de toda comunicación expresiva.

El arte principalmente, vio ampliados sus caminos de acercamiento y universalismo. La integración de los pueblos en el espíritu mismo de la pintura, en este caso, se ha abocado a elementes y materiales muy diversos, que han conmovido ciertamente los cimientos de la clásica forma de las técnicas.

En nuestro país, algunos artistas intervienen en esta búsqueda sincera y apasionante, cual es la de llegar por muchos medios accesibles, a la sensibilidad siempre despierta y atenta, de los que desean ver despejada la incógnita del caos, de modas y maneras de encarar la pintura.

Jorge Damiani, joven pintor nacional, es un arista que posee el carácter y ductilidad de expresión acorde al mundo de hoy.

Sin certificar en sus cuadros el extremo de ninguna estructura, impone su criterio de lógico equilibrio en las más avanzadas especies plásticas. Porque Damiani sabe ubicarse sin desarraigar en sus obras as virtudes conquistadas en años de labor ímproba. Sin eludir ni falsear, o renunciar a sus clásicas vigencia? aprendidas en la Academia de Milán.

Jorge Damiani "Nido" Castells

De allí que su pintura y audacia, y su entrada en el mundo variado del “collage”. sostenga la valoración y sobria condensación en la concreta visión interior, y en la sugestión que promueven sus imágenes. centradas en una, diríamos, platónica poesía, lírica e imaginativa, culminando en la fantasiosa riqueza que emana de sus elementos naturales, a los que parece colocar alas, como lo hace con esos maravillosos pájaros que posan en lugares tan raros, corno en el ala de una capelina de paja.

El pintor, como lo hace Chagall, y como lo realizan en el mundo de la fantasía otros grandes artistas, en su grado menor, y en su sincero mundo de experimentación, lo crea y lo realiza fácil. Este es tai vez el mejor elogio. Ese que escapa sabiamente. El que de cualquier temática o motivo, impone el vuelo de su hacer, de su imaginación. Y lo que es más importante, lo ejecuta con medios lícitos y tan prolijamente, como la letra del más delicado verso o con la fineza de un ave que toma su pez en la superficie del agua. Hace su “crimen”, como decía Degas, pero sin conmover el mar. .

Es e! tema que él toma de la realidad en su primer instancia. La figuración sufre, en sus manos un proceso. Cambia particularmente de formas, o quedan éstas integradas al espacio. Tan integradas que a veces las recorta y las pega. Pero el baño del color, a esfumatura y degradé, las tintas combinadas y la composición de todos estos elementos reales, afrontan el valor fina! del ritmo movible, o del espacio estático que llega incluso a lo metafísico.

Ya en sus cuadros, al volver de Italia, refleja tipos de una doliente humanidad. Son personajes secos, reales, que exaltan angustiosamente la miseria de sus vidas. Es un canto de lamentos. Compone esta figuración con desecamientos, huesos, y combina tal vez con aquellas teorías, un surrealismo de vertiginosa desolación.

Después la abstracción, como pasaje a otra vertientes figurativa pero de subjetivas formas Es un mundo de cabezas expresadas en el misterio de fondos que integran las tinieblas. En ia abstracción se hizo denso, compositivo, estructurado libremente con elementos y signos que desfloraban su estado de la forma anterior.

Luego vino una especie de calma. De pianos y espacios. De colores en amplios sectores, y de búsquedas de control entre el cosmos y la realidad objetiva. Desapareció la imagen, la figuración, y la soledad inmensa colmó de color sus obras.

Exaltación cromática y sugerencia del paisaje, del mar, de motivos diversos que asomaban como fantasmas su alegría o la tristeza en el aliento del color.

Luego de la figuración cadavérica que tiene contacto con aquellas penetraciones trasparentes de Heaulmé; tal vez más ordenadas y abstractas.

En su última exposición de las Galerías Gugelmeier, Damiani nos revela cómo puede llegarse al "collage" moderno, sin quitar la visión real y hasta el contacto humano, y ¡levarla a la poesía más fina con los mas simples procedimientos.

Desde Picasso y Braqué los aportes del “collage”, como toda expresión plástica, se acoplaron a las inquietudes del arte nuevo. De la complementación e integración de distintos materiales. Lo importante era, y es hallar el medio, el lenguaje más apropiado para pronunciar un mensaje.

Aquellos maestros lo realizaron con la más pura síntesis. con ese estricto secreto con el cuál el gusto exquisito del menor esfuerzo, se vincula en aparente realidad visible, a la observación intima y profunda del artista.

Desde entonces el “collage” fue como todos los movimientos pictóricos, llevado y traído por distintas corrientes, de las que sin duda se abusó y se quebró en su exaltación aquel objetivo primero, que era de agregar incluso un detalle gráfico o decorativo, una variación como instrumento que se complementara con él color y agilitara o vibrara el plano con el sentido más claro o más definido del tema,

Damiani en nuestro medio fue de los que supo equilibrar esas dotes y funciones en dicha técnica. Sumamente prolijo en su trabajo, roza, pero no cae en la frialdad. Porque se incluye en una moderna escuela de la que saca doble partido en su surrealismo y en el símbolo, en la expresión y en cierta experimentación metafísica.

Título: La nave azul
Autor: Jorge Damiani (1931-2017)
Técnica: Acrílico
Soporte: Tela
Medidas: 100 x 100 cm
Realizado: 1983
Ubicación: Museo Nacional de Artes Visuales

Jorge Damiani "Estancia y cuadricula" Castells

Hace pesar la soledad mientras su impulso está en e! vuelo de su composición simple y sencilla.

La técnica como decimos, es limpia y segura. El recorte tiene una manualidad fina y sutil. Deja entrever en las grietas y cortes los colores del fondo, a los que integra en su total vigencia a ía armonía del cuadro.

Los temas y motivos importan en este caso. Y no son mera excusa para realizar y solucionar un problema plástico y pictórico.

El “collage”, tomado en tal carácter sostiene sus valores propios.

Porque no sólo es la realización que dirige el artista hacía el total. Sino que establece propias búsquedas, como :a rugosidad y el recorte de figuras.

El compaginar su motivación, ofrece la acertada visión de Damiani al volcar en ese concreto don de su ritmo todo el tema.

Cabe agregar la subjetividad de los símbolos, y su más fuerte contenido de color. Existe en su obra, aún en las más agrupadas de elementos, una serena dramaticidad que lo envuelve todo en su rica función expresiva. Algunos de estos cuadros ya poseen una derivación casual hacia el tapiz. Entendido de tal manera, ya ha tentado Damiani este trasplante, que ha dado buenos resultados en sus pocos y primeros trabajos, confeccionados por su señora sobre los bosquejos del pintor.

Quiere decir que la continuación de las técnicas se abocan aquí a un resultado eficaz, y que su aplicación se aviene a lo que hoy se estila en parte de la expresión plástica moderna.

 Ver, además:

Jorge Damiani - Una extensa exposición realiza el pintor Jorge Damiani en el Subte Municipal, por Eduardo Vernazza - Diario El Día (Montevideo) 24 de octubre de 1962

VIDA Y OBRA DE JORGE DAMIANI

13 may 2021

por Eduardo Vernazza Especial para EL DIA
Suplemento Huecograbado del diario "El Día", Montevideo, 3 de enero de 1971
 

Ver el blog

Catálogo pinturas y dibujos del artista de Uruguay Eduardo Vernazza por el cineasta Dennis Doty (Irlanda/Estados Unidos)

 

Ver Dennis David Doty en Letras Uruguay

 

Ver Eduardo Vernazza en Letras Uruguay

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Eduardo Vernazza

Ir a página inicio

Ir a índice de autores