Jorge Damiani

Una extensa exposición realiza el pintor Jorge Damiani en el Subte Municipal.

por Eduardo Vernazza

Diario El Día (Montevideo) 24 de octubre de 1962

Huida

Autor: Jorge Damiani (1931-2017)
Realizado: 1959
Técnica: Óleo
Soporte: Tela
Medidas: 195 x 120 cm

 

Tres años le han alejado del país, en usufructo de importantes becas de estudio en Estados Unidos. En su muestra en Galería Montevideo, Damiani, expresaba una soledad figurativa que descarnaba en algunos cuadros con concepto pesimista, ya de una realización posiblemente fría. Pero sus tipos y estudios, mantenían una participación activa en cuanto a lo figurativo, ya que no se desprendía aún, de la humanidad de sus personajes, y de un criterio qua conformaba un diálogo entre el visitante y sus obras. Se advertía ya evolución hacia formas menos definidas y elocuentes versiones hacían pensar que encaraba sus conceptos a las nuevas teorías abstractas. En la extensa exposición que presenta a su vuelta de aquel país del Norte, donde le fueran adquiridas obras por importantes museos y colecciones particulares, Damiani se embarca de lleno en el camino informal y abstracto. Pero existe una diferencia de otras exposiciones: es la de que no ha perdido ni su visión interior del color, ni la estructura de su composición, sobre todo en la primera etapa, que ya adelantara en la exposición anteriormente aludida.

Como dejamos sentado, Damiani sostiene la composición del colorido en grises y ocres, y aún más, manifiesta la manera suya de pintar, a pesar de su evolución. Esta va de la construcción, a objetos y estructuras, o de señales rústicas, a manchas y símbolos, para finalmente desembocar en las texturas y volúmenes informalistas.

De todas sus etapas, la que titula construcción, nos parece la más acertada o de valores más completos. Su versión esquemática de los espacios, no elude la arquitectura y estructura de elementos naturales, y ello configura un complemento que hace esta pintura más completa. Se mantiene aún en toda su obra, ese criterio razonado si se quiere frío, pero siguiendo en las disposiciones de las evoluciones o expresiones nuevas, se adivina que le cuesta en parte desprenderse de la primera etapa, ya que en su última “Texturas y Volúmenes”, requiere en su "Nido de Hornero’’ y otros cuadros, una afinidad con aquella. Es común que la critica no explique estos fenómenos, v prefiera generalmente tratar el hecho, sin comprometer decididamente una opción neta: por lo demás, parece estar de moda eso de que la pintura informal no debe explicarse: y por otro, se estudian visitas guiadas para explicarlas. Pero lo cierto es que ya entrada la seria de informalismo en cuanto a algunas piezas que mantienen conexión con el realismo, o elementos naturales, y que destacamos con los últimos toques de enlace con su anterior manera, Damiani va decididamente a explayarse en la pintura que llama “señales rústicas” y en las texturas.

Debemos señalar en su favor, que no entra a emplear el ‘‘collage” con elementos ajenos totalmente a la pintura, sino que en este carácter, sostiene su técnica.

Existen espacios finamente logrados, como el Nº 47, y estructura monumental en su tela Nº 50, que apreciamos, pero anteriormente se disgrega en una etapa como la de objetos y estructuras, que en su primera faz mantenía firme, como en sus cuadros Nros. 2. 3 y 4, de su serie "construcción”, su pintura, o mejor, su concepto, se expresa casi siempre por no decir en general, con un fondo claro, y los elementos en sombras. Consigue, como dejamos dicho, cuando el motivo le alienta, producir piezas de interés, por el sentido del espacio, coadyuvando al elemento que se transforma en un block con rasgos primordialmente grandiosos. Pero al llegar a su serie informalista, debemos subrayar lo que siempre hemos sostenido: es una faceta de la pintura y no está en su total expresión. Además, existe en el color, en su composición, una repetición constante de sus tonalidades, que si hacen personal su cometido, no excluyen que en la cantidad produzcan esa sensación. Su oficio es limpio, y la técnica certera, sapiente, tal vez algo lejos del imprevisto que requiere este concepto, para que sostenga su vital poesía de color. Son los recursos iguales, y aún cuando cambian en parte, de tema y de concepto teórico, aquellas facetas del pintor en sí, no llevan a la combinación de elementos sutiles y sensibles a la manifestación. Damiani es posiblemente, y ya lo demostró en su figurativa manera anterior, de las que nos deja un cuadro: “El mendigo”, un pintor de síntesis y llana contención de matices. Prefiere el plano duro y fuerte, pero éste se cansa en el constante empleo de la misma tesitura de paleta. Emplea Damiani, como todos los pintores actuales, sostenedores de tales teorías, la textura gruesa, arenosa, y con relieves pronunciados. El contraste que traduce del fondo al elemento tratado, es el medio para destacar, y si su pintura no se deja influenciar totalmente por una composición de paleta fuera del medio licito, encamina sus pasos a una abstracción total, que ya vemos por la disolución que se produce poco a poco de su estructura formal, la que a nuestro entender, sostiene un criterio más completo de su personalidad.

 

por Eduardo Vernazza
Diario El Día (Montevideo, Uruguay)
24 de octubre de 1962

 

Ver el blog

Catálogo pinturas y dibujos del artista de Uruguay Eduardo Vernazza por el cineasta Dennis Doty (Irlanda/Estados Unidos)

 

Ver Dennis David Doty en Letras Uruguay

 

Ver Eduardo Vernazza en Letras Uruguay

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Eduardo Vernazza

Ir a página inicio

Ir a índice de autores