La pasajera
Juana de Ibarbourou

  Va la tarde subiendo hacia la noche,
Río opulento y cálido,
Con olor de duraznos y de rosas.
Con rumores de risas y de llantos,
Con el jadeo del miedo,
Con la espiral del canto.

Navío empavesado que me lleva
A la elevada, misteriosa sombra,
Sin nadie que me ciña la cintura
Con poderosa mano protectora.

Erguida estoy, sin voz y sin sonrisa,
Blanca en la inmensa soledad nocturna,
Con la brasa del verso en la garganta
Y en el pecho la sed de la aventura.

Las últimas magnolias del verano
Son el claro cascabel de mi fatiga.
La deshilada llama del crepúsculo
Aún se mantiene viva
En la secreta red de las arterias.
Voy al encuentro de las Tres Marías.

Ah qué triste, qué calma y valerosa
Esta mujer que asciende hasta la noche
Sin un temblor, y sola cual si fuese
La pasajera única e insomne.

Juana de Ibarobourou.
Cinco grandes poetas
María Inés Allo Strobach
La República

Editado por el editor de Letras Uruguay 

email echinope@gmail.com

twitter https://twitter.com/echinope

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de poesía

Ir a índice de  Juana de Ibarbourou

Ir a página inicio

Ir a índice de autores