Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

También puede colaborar con la labor cultural de Letras Uruguay por medio de COLECTATE

 

Samuel Beckett
Juan Disante

Beckett se pasaba las mañanas en la cama,
observaba pliegues, cristales, manchas de la nada.
La más afortunada de todas sus amantes, Peggy Guggenheim, 
le susurraba al oído: "escritor frustrado".
Él nada, un tipo raro, esponjoso.
Por las tardes tocaba el timbre en la casa de su amigo
James
donde atendía Lucía Joyce.
"Vengo a ver a tu padre, no a ti".
La hechizada Lucía despedía llamas de su boca,
pero se enamoró perdidamente de él,
lujurioso y críptico,
jamás volvió a la casa "Ulises".
Comenzó a beber un whiski tras otro en el "Cluny"
y convidaba a quienes le leyeran "La Divina Comedia"
Su habitación del boulevard Saint Jacques ofrecía
un dejo de espera,
vasos rotos y un gentilicio irlandés,
el retrato de su esposa Suzanne,
nada más.
No había muebles, ni correspondencia,
ni siquiera vacío.
En un papel arrugado de su chaqueta una frase:
"La caída de un ángel tiene el mismo valor estético que la caída de una hoja".
En el cieloraso impreso con carbón:
"Godot". 

Juan Disante
juansoloideas@gmail.com

Gentileza de http://juandisante.blogspot.com

Ver: El teatro nihilista de Samuel Beckett, por Ricardo Paseyro

 

Ir a índice de poesía

Ir a índice de Disante, Juan

Ir a página inicio

Ir a índice de autores