Síntesis de formas y color en las obras de pintores rumanos

por Eduardo Vernazza

Diario El Día (Montevideo, 26 de julio de 1973)

El texto publicado en el diario incluye un "Retrato" de Corneliu Baba en tonos grisáceos (en papel de diario).

Del mismo pintor se incluye, tomada de internet, este "Autorretrato"

Corneliu Baba autorretrato

Se inauguró en la sede de la Comisión Nacional 4e Artes Plásticas, la exposición de Pintura Contemporánea Rumana.

Figuran en la misma 55 obras de 31 artistas seleccionados.

Es indudable que el conjunto es representativo de una concepción moderna muy equilibrada en cuanto a sostener las bases fundamentales del arte plástico. Porque de inmediato se advierten virtudes muy esenciales en cuanto a definir el sentido de síntesis que alienta a muchas de las pinturas presentes.

Una de las más destacadas condiciones, es la sensible vibración del color. Este, manejado en distintas tendencias y formas expresivas, alienta en la mayoría una inquieta revelación incisiva, que busca en espontánea realización, la salida a diversos estados de ánimo, o simplemente ubicar en las tradiciones del campo o la ciudad, las características del país de origen.

Ello trae aparejado una interpretación de la naturaleza que se manifiesta acorde a cada artista.

De allí surgen paisajes postimpresionistas, elocuentes de vital encuentro con la luz y emparentados siempre con la naturaleza de la que extraen la concreta visión interior, a pesar de sus formas y detalles objetivos.

Tal sugestiva realidad, se concreta en uno de los pintores más importantes de la muestra: Baba Corneliu. Un retrato con aristas de fondo Renacentista y acopio personal moderno, denota una fuerte búsqueda de la psicología del personaje y su interior conciencia, afirmada en la potente mirada, y acentuación de los rasgos del dibujo. El color es puesto con segura instancia del tono, que se extiende a su otra obra, “Paisaje" (1966), sobre cartón, que deja constancia de su valor plástico en una paleta firme.

Pinturas Típicas

“Mujeres al pozo” de Baboie Vasile, alinea típicas vestimentas en las que resalta el blanco de las mujeres con cántaros. El mismo deja adivinar en “Ramito de flores”, una tierna visión del color. Color ligero y dominio de la figura en “Preparativos para fiesta”, de Baciu Constantin, entrado en composición suelta y ágil, así como muy colorista es “Hirsova”, de Balancescu. Ubres las manchas de color; frescas y de suelta ubicación en los paisajes y “Baño en el río”, de Bitan Ion, destacándose la estructura y sentido compositivo de Blendea Constantin en finos y entonados grises. Típicos paisajes del país toma Catargi Henri con especial conformación en su desplazamiento pictórico. Por su parte, Chintila Spiru. atiende en ‘'Ciudad”, la estructura constructiva en planos de color rodeados de grises, y marcados en sus contornos. Una rica entonación ofrece “Interior” de Ciupe Aurel. Sugiere los elementos típicos, tejidos así como la estufa blanca, lo que le da excusa para pintar un buen cuadro.

Naturalismo y simbolismo

De Codita Pavel se muestran los elementos vitales en el espacio y fondos de grises en coloridos azules y verdes; de Covaliu Bradut, su “Casa de Negrestí”, con destacados oros. Asimismo, la composición informal con un apunte figurativo del paisaje, e “Irina", rostro gris con fondo anaranjado, recortado en difícil solución. Violetas y oros, en “Flores” de Niculina; y caracteres definidos en cuatro cuadros de Michaela, con mucha soltura, en un naturalismo dejado en el momento justo para definir claramente su personalidad. “Muchacha de Saramanda”, buen dibujo; “Casas da Burgas”, interesante de trazo, así corno su “Panorama”, le encuentran dominando una fina manera de tratar un cuadro de menor tamaño. Raro retrato de Fapas Tanasis, con fondo de caserío, y figura en oros, así como su tela en que aparece el tema despedida de una boda, con típicos aditamentos. Delicada fantasía y un sentido simbolista en el “Pequeño príncipe” de Dimitruie, y el cuadro en que se ve la torre perforadora de petróleo (madera), y la composición tonal campesina de “Feria de sandías”. El paisaje impresionista, de Chiata Dumitru. Signaturas, símbolos, en “Jardín” de Greculesi Elena; reteniendo el blanco, negro y gris, en el “Día de fiesta”, de Grigore Ion. Los atributos de Vasile; intensidad de ejecución en “Naturaleza estática”; impactante pintura de exaltados colores verdes secos, amarillos, y punto de blanco eficaz. Ingenuidad de “Salamandra”, de Naparus Georgeta; concepto mural en “Las horas del día”, de Grlgoresco Octav; buen dibujo y color por parte de Ionescu Gherogne, y muy vibrante el cuadro “Naturaleza estática con frutas”, de Museeleanu Ion. Agregaremos aun el “Paisaje” con tonos simples de Popescu Negreni; las figuras y composición de “En el Viñedo”, de Saramat Sanda; y de Stirbu Stefam, su “Verano en Sarighiol”, primitivo, ingenuo, nos recuerda a! aduanero Rousseau.

"Retrato", obra del pintor rumano Corneliu Baba, notable cuadro en el cual el estilo sostiene fuerte realidad

por Eduardo Vernazza
Diario El Día (Montevideo, Uruguay)
26 de julio de 1973

 

Ver el blog

Catálogo pinturas y dibujos del artista de Uruguay Eduardo Vernazza por el cineasta Dennis Doty (Irlanda/Estados Unidos)

 

Ver Dennis David Doty en Letras Uruguay

 

Ver Eduardo Vernazza en Letras Uruguay

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Eduardo Vernazza

Ir a página inicio

Ir a índice de autores