Estampa romántica

La Vieja Banda de Plaza los Domingos en Maldonado

por Eduardo Vernazza (Texto e ilustración)

Diario El Día (Montevideo)

Edición Punta del Este 21 de febrero de 1969

Una especie de sortilegio mantiene latientes las notas de aquellas bandas que tocaban en las viejas plazas...

La famosa de Bomberos, que todas las tardes reunían cantidad de peatones, que se detenían a escucharlas. A los vecinos, que desde los balcones habían aprendido la puntualidad de la hora...

Llevaban entonces una “llama”, ese animal de los antiplanos que bajó hasta esta tierra de ríos para ser un símbolo. Un símbolo que escuchaba impávida y distraída la. música de aquellos soldados del fuego que alegraban ese rincón plácido que era entonces la Plaza de los Treinta y Tres.

Quedaron atrás los recuerdos. Las notas de otras sinfonías más apresuradas y candentes variaron la sensible como rica vertiente, pura como una gota de rocío.

Hoy, en la Plaza de Maldonado, nos reencontramos con la “banda”.

Es en la ciudad fernandina donde todos los domingos se aglomera la gente para escucharla como lo hacían los antiguos moradores, que encontraban en este paseo el solaz del descanso al espíritu y al cuerpo, después de la semana de trabajo.

Aquellas notas volvieron a oírse en la noche estrellada, mientras el público, ya más variado de turistas, mostraba otros coloridos como originales vestigios de la moda y del tiempo.

Todavía algunos pasean en derredor. Viejos tomados del brazo, o novios que siempre encuentran una disculpa para andar unidos y soñar.

El bullicio de las calles ya no son el silencio propicio de no hace tantos años... Entonces las calles dormían el domingo, y la semi luz destacaba aún más la que brillaba en los instrumentos de cobre.

Hoy el movimiento turístico es grande. Llega a la ciudad y se desborda en los comercios. Los bares y confiterías llenan sus mesas y grandes restaurantes de moda bordean sus adyacencias.

La plaza sigue, sin embargo, igual. Frente a la iglesia, la jefatura y otras oficinas mantienen la característica de todas las plazas del Interior.

Pero lo que no han logrado despojar este mundo nuevo de turistas, este movimiento comercial y el progreso de la ciudad, es ese acento todavía puebleril de la banda en la plaza. Cuando ello era la única y esperada alegría para los pocos habitantes propios.

Los que día a día dicen que ya Maldonado no es lo que era...

Y siempre se repite la historia del conocido y nostálgico todo tiempo pasado fue mejor...

La Banda de Maldonado ensaya en lo qué queda de un hermoso bosque que la Intendencia destruyó para hacer una ciudad de depósitos y máquinas. Allí, en un viejo galpón, suenan las trompetas y martilla el bombo, redobla el tambor y se adivina la corrección del maestro en las interrupciones y repeticiones de la música.

Todas las noches llegan hasta allí, con sus enfundados instrumentos, los integrantes de la banda. Son otros sin el uniforme que les da la apariencia que admiran los niños y los jóvenes.

El domingo estarán en círculos de atriles, estirados en las planchadas corazas y en la seriedad del momento musical. Sonarán los instrumentos sin interrupciones. Volverá a llenarse de curiosos turistas o de verdaderos y sensibles admiradores la Plaza. Las notas vibrarán y llegarán hasta meterse perdidas entre los árboles del bosque.

por Eduardo Vernazza (Texto e ilustración)

Diario El Día (Montevideo)

Edición Punta del Este 21 de febrero de 1969

 

Ver el blog

Catálogo pinturas y dibujos del artista de Uruguay Eduardo Vernazza por el cineasta Dennis Doty (Irlanda/Estados Unidos)

 

Ver Dennis David Doty en Letras Uruguay

 

Ver Eduardo Vernazza en Letras Uruguay

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Eduardo Vernazza

Ir a página inicio

Ir a índice de autores