Pintores modernos

Eduardo Goerg

por Eduardo Vernazza Especial para EL DIA

Suplemento Huecograbado del diario "El Día",

Montevideo, 3 de abril de 1966

Eduardo Goerg y su cuadro "La natividad de los pájaros" 1949 "

Con 42 grados de calor, la “cola” permanecía firme ante las portadas de “la Orangerié", en donde se abriría la gran exposición de las obras de Gauguín. En ella un hombre maduro ya, pero no menos entusiasta, esperaba el momento de sacar el billete, para deleitarse con los cuadros de uno de los más admirables artistas de la pintura moderna. Alguien nos lo indicó con admiración: es Goerg ... Le vimos en el interior de la muestra, con especia! escrutamiento de las obras y de las cartas que complementaban aquélla, así como de útiles que pertenecieron al pintor de Tahití. Nos fue presentado, y con la mayor sencillez abordó de inmediato la pintura de Gauguín, no dejando rastro para intentar entrar al tema de sus cuadros. Desde entonces, hemos seguido con interés la obra de! pintor; moderno y serio.

Una obra sumamente original. Sin evadirse de la figura, trata a ésta con riqueza nueva, en la cual el desnudo cobra una valoración puramente expresiva, y los motivos que sugieren sus composiciones, radican una conversación de la expresión. Si Chagall es el poeta del color, y si su genio y su arte confieren a la fábula de su imaginación, un motivo en el cual se hace difícil transitar, sin ubicarse dentro del margen real de sus figuras. Goerg por el contrario. queda al descubierto, aun cuando sus telas, algunas con fachada trágica, nos demuestren que viven una transición dramática en el encuentro de gente de pueblo ... Porque, el vestido de sus composiciones, mantiene un encuentro estático, y si sus fondos, y ¡a envoltura de la atmósfera se hace densa, las figuras mantienen esa ingenuidad y asombro que le han dado justa originalidad. Expresa sus figuras aureoladas de fantasía, en una síntesis de estrechas vinculaciones con materia amasada y puesta sin alarde de facilidad, sino siguiendo el trámite de ordenada vinculación en la armonía del tono. Severa disciplina la de Goerg. No busca siquiera una variante, porque ya posee el secreto de algo suyo. Sabe que su expresión supo ubicarse en el cauce del arte moderno, y que ha sido reconocido en todo el mundo, como uno de los auténticos de la pintura.

Existe en toda su argumentación temática algo de misterio, que no sólo aflora por el color y por la forma de planear la solución del mismo, sino que el dibujo ya estilizado, se funde en una composición que centra la figura determinante del ritmo en el cuadro "La taza de té”, que en ningún momento se hace anécdota, sino que simplemente la figura de mujer sentada, vuelta su cabeza a tres cuartos, es la visión clara del cuadro. El plano de luz rodeado por medias tintas, que van abriéndose al compaginar otras figuras menos claras, más borrosas y fluidas, entre los matices del color y los valores.

"El bouquet del amor", obra de Eduardo Goerg

Eduardo Goerg "Retrato del Sr. y la Sra. Goujon-Bouchon

‘Dichas figuras acompañan la escena, que se mantiene en un suspenso, ei cual no define ciertamente el artista ... En una de sus más hermosas telas, “La Natividad’’, se agrupan los personajes del pueblo dentro de un marco que insinúa el "pesebre”, y por cuyos claros entra la luz. Esta hábil solución permite al pintor posar en contraluz a sus figuras. En el centro, lo que sería una virgen y el niño, de estilo casi primitivo. Rodeándola, cinco personajes del pueblo, y los animales que en la leyenda cumplen su cometido, revelan hasta qué punto ha sabido el pintor, sin evadirse del margen de su clásica manera, enfrentar esta escena. Una forma particular de engarzar los ojos permite a Goerg mantener una tensa expectativa, y más aún, atraer la atención hacia el punto que él estima debe ser el centro del cuadro. Aquí la virgen en luz y los circundantes en sombras y medias tintas, sostienen la teoría impuesta en esta tela como en ninguna del artista.

‘La toilette de María”, es un desnudo de mujer, que cubierto por un manto, delinea un poema pacífico y muy sugerente. La paloma que aureola la cabeza de la figura, y los dos personajes que como es capital en Goerg existen siempre en sus cuadros atinan a expresar posiblemente una escena de novia, precedida de ceremonial que culmina en la niña de la derecha, ángulo inferior, que con una muñeca dice el otro fin de futuro... Una expresionista escena, pero jugada en la manera más personal. Asimismo, hace Goerg auténtica su perfilada de líneas gruesas, que contornean parte del cuerpo en desnudo. Hace que se confunda con el fondo. Más estilizados los “Tres desnudos’', título de algo así como un émulo de “las tres gracias”, y que en este pintor florece en la estática representación que corta en ángulo la figura con flores, animadora de la escena. "Retorno en la noche” le acerca a Goya. Como todo artista moderno, o mejor, como toda pintura moderna, existen puntos de contacto con el genio aragonés. Es tan vasta la escala de valores y de inventiva de Goya. que su talento se extiende aún a nuestros días, y las más amplias formaciones de pintura han tenido en él aspectos ya tratados por su fantasía o su asombrosa técnica. Son dos figuras de mujer que salen de la noche del fondo con sendos ramos en el hombro, y tocadas de mantos como es tan común en el pintor. En ellas vuelve a certificarse el sugestivo don de Goerg en la ubicación de los ojos, en la mancha oscura y profunda, de la que empero emiten la luz de una mirada atenta y rara. Esta expresión de la noche, que también pintara Zuloaga en sus tipos mujeres de España, anotan quizás una tendencia de continuación, que el arte de la pintura ha escalonado con los cambios de la época a un mismo tema.

La obra de Goerg, como la de Chagall, va cimentando un poema de figuración, de fantasía. Si en verdad aquél es menos nítido en la comprensión fácil, por más lejano en el alcance de sus maravillosos coloridos irreales, sus personajes reales son un cuento de imaginación. Goerg en cambio nos ofrece las figuras más dentro de la conformación natural, aun cuando depare con ello una sensación infiltrada de misterio.

*****

Hemos tomado datos de su biografía (M. R. Diccionario P. M. Lexicón Kapeluz) en ia cual se dice que “Eduardo Goerg nació en 1893 en Sydney, Australia. De ascendencia francesa e irlandesa, después de haberse alejado desde muy niño de las costas del Pacífico, y de pasar algún tiempo en Inglaterra, llegó a Francia a la edad de 7 años, y en ese país se educó. En 1912 estuvo un año en la Academia Ranson, donde enseñaba entonces Maurice Denis. El hecho de que las simpatías de Goerg se inclinen hacia Goya, Daumier y Rouault, indica que su arte se inspira en el realismo, cuyo tono sentimental irá ahondando. "Lo que me gusta en el arte — dijo Goerg — es el hombre... Sé muy bien — agrega — y es cosa sabida en nuestros días, a expensas de la emoción, que un cuadro responde a leyes, que es una superficie plana, una combinación de volúmenes; pero yo digo que esto no basta". Goerg consagró gran parte de su actividad a ilustrar ciertas obras literarias, como los cuentos de Hoffmann o las “Flores del mal”, con grabados en que su ciencia de contrastes, le permitió subrayar muy hábilmente el aspecto dramático, no sin alguna complacencia por lo macabro”.

Goerg

18 feb 2016

Edouard GOERG (1893-1969) - Nació en Australia, hijo de padres franceses, comerciantes de champagne. Viajó a Inglaterra, donde estuvo unos años, antes de instalarse en París en 1900. Viajo por Francia, Italia, India y Ceilán. Estudió en la Academia Ranson con Paul Sérusier y Maurice Denis como profesores. Fue movilizado durante la Primera Guerra Mundial. Sirvió en Grecia, Turquia y Serbia. La trágica experiencia de la guerra influyó enormemente en su obra de los siguientes 20 años. Una de sus obras "asi va el mundo a los ojos de la policía", un manifiesto contra la guerra, inspirará el Guernica de Picasso. El conflicto que tiene con su padre, que dura hasta la muerte de éste en 1929, influye en su obra como crítica a la sociedad. A partir de 1920 se convierte en una de las figuras más importantes del expresionismo francés, aunque tambien se p puede ver el surrealismo, principalmente en la litografía. En el periodo de entreguerras, participa en talleres de arte sacro con su antiguo maestro Maurice Denis. Durante la ocupación, se niega a participar en el viaje de los artistas franceses al Reich para reunirse con Hitler. Su primera mujer, judía, tiene que esconderse y muere por falta de atención médica. Goerg siente un profundo trauma. En la década de 1950 dio clases de grabado en la Escuela de Bellas Artes de París. Le nombran presidente de los pintores y grabadores franceses y es elegido miembro de la Academia de Bellas Artes en 1965. Su segunda esposa lo anima a pintar de nuevo. La mujer es uno de sus temas favoritos. Cuando iba a dejar a su esposa, esta muere misteriosamente en 1969. Su obra quedó casi en el olvido por el cambio de gustos de la última parte del siglo XX

 

por Eduardo Vernazza Especial para EL DIA
Suplemento Huecograbado del diario "El Día",
Montevideo, 3 de abril de 1966

 

Ver el blog

Catálogo pinturas y dibujos del artista de Uruguay Eduardo Vernazza por el cineasta Dennis Doty (Irlanda/Estados Unidos)

 

Ver Dennis David Doty en Letras Uruguay

 

Ver Eduardo Vernazza en Letras Uruguay

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Eduardo Vernazza

Ir a página inicio

Ir a índice de autores