Del bañista apretujado en “La Brava” al solitario de la roca viva...

por Eduardo Vernazza (Texto e ilustración)

Diario El Día (Montevideo)

Edición Punta del Este 30 de enero de 1969 Pág.11

La característica del bañista varia según su temperamento. Siempre dentro de las contradicciones que fluctúan aquí en Punta del Este, conforme al clima del tiempo y del hombre...

Porque está el bañista que busca el contingente de ‘'congéneres”, y allí va con todos los atuendos que el baño de moda reclama. La Playa Brava es una hormigueante superficie de colores que saca sus brazos al azul del mar, o se mezcla al dorado de la arena que el sol del medio día quema, ese bañista, por lo general, es el que sigue los dictados de la moda más exigente. El que hace el sacrificio de ir a la playa de 14 a 15, porque más temprano se encontraría fuera del lugar predilecto que anota el calendarlo protocolar...

El turista, que nada tiene que perder en la expansión de sus horas, mantiene estrictamente la social vigencia de la moda en la playa.

El apeñuscamiento, la moda en todo el atuendo... cuando éste existe, ya que los bikinis parecen ser los predilectos de las damas...

Pero no todo es en tal tono en las playas del Este. La serena “Las Delicias”, con su pesquero-puente-trampolín, promueve el deleite de otro tipo de bañista: juguetón, alegre, saltarín o simplemente un contemplativo, que desea estar tirado en la arena, concentrado en sus pensamientos, o mirando fijamente al mar que le recita su inconmensurable poema...

El dinamismo se troca aquí por estatismo, romántica arista que todos llevan dentro, y que es sólo apartarla del mundanal ruido para que florezca en las vacaciones del mar, con sólo detenernos a escucharla.

No termina en esto la característica del bañista de Punta del Este. Dentro de todo ese mundo que desfila por estas tan distintas playas, existe otro mucho más sencillo y solitario. Es un mundo apartado de lo que se llama playa. Es el mundo de las rocas vivas que costean algunos trozos de la Península.

Allí se baña un turista de especiales ribetes, de originales facetas humanas. Solo, con el short o el antiguo traje de baño entero, se quema en las rocas peladas. Acostado sobre ellas boca abajo o arriba, mira al cielo o desentraña el misterio de la edad de piedra... Lo cierto es que, muy ufano, es dueño, del circuito de costas que su vista alcanza. Cuando tiene cerca algún otro bañista, es a distancia. Uno y otro se saben del mismo tenor y no se incomodan. Desean estar callados, darle descanso total al cuerpo y a la lengua...

Este solitario de los mares viene temprano a su roca. Disfruta de la soledad, esa a que aspiraba el poeta cuando decía que nunca conoceríamos en la vida la belleza de no pensar en nada, de no sentir nada...

Ese bañista, se nos ocurre, no ha de meditar ni sentir. Porque queda momificado por horas, penetrado por el fuego del sol. Ni siquiera se incomoda para ver si la corriente continúa su curso, o si queda aislado en esa roca que está entrada en el mar.

Ni las gotas que las olas dispersan en la rocosa costa y llegan a tocarle como una cosquilla (aquello de mantenerle despierto) le hacen sacudir la más ínfima parte de su cuerpo rojo.

¿Será que ha logrado el descanso perfecto? Porque en todo caso, de todos los que aquí en Punta de! Este vienen a descansar en el sentido verdadero de la palabra, ese es el que lleva las de ganar. A costa, claro está, de la no intervención...

por Eduardo Vernazza (Texto e ilustración)

Diario El Día (Montevideo)

Edición Punta del Este 30 de enero de 1969 Pág.11

 

Ver el blog

Catálogo pinturas y dibujos del artista de Uruguay Eduardo Vernazza por el cineasta Dennis Doty (Irlanda/Estados Unidos)

 

Ver Dennis David Doty en Letras Uruguay

 

Ver Eduardo Vernazza en Letras Uruguay

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Eduardo Vernazza

Ir a página inicio

Ir a índice de autores