Pintores de Maldonado

Carlos Tonelli y su evolución hacia la metafísica

por Eduardo Vernazza

Diario El Día (Montevideo)

Edición Punta del Este, 20 de febrero de 1969

Título: Nadina
Autor: Carlos María Tonelli (1937-2011)
Técnica: Óleo
Soporte: Tela
Medidas: 105 x 76 cm
Realizado: c.1962
Ubicación:
Museo Nacional de Artes Visuales

Carlos Tonelli vive en una antigua casa de Maldonado. Profesor del Liceo, es el pintor que en los años 1957, 58 y 59, ganara primeros premios en los Salones del Interior.

Solo que su pintura ha cambiado totalmente en el concepto y realización. Su viaje a Europa obedeció a que ganó la Beca “Carlos M. Herrera”, otorgada por la Universidad a los egresados de la Escuela de Bellas Artes con méritos suficientes como los que ya poseía este destacado artista.

Había estudiado con Edgardo Ribeiro; y, por lo tanto, la paleta y el concepto de Torres García predominaron totalmente en su espíritu y manejo del color.

—¿Cuándo viajó a Europa iba con la idea de cambiar de rumbos en la pintura?

—De ninguna manera. Yo fui con la mentalidad que llamaría Torresgarciana. Sin embargo, ya intentaba algunas figuras geométricas buscando la síntesis. Liberándome del aspecto puramente naturalista.

—¿Cómo se verificó entonces la evolución actual? ¿Cómo tuvo su principio?

—Al llegar a España propuse realizar copia de uno de los “enanos” de Velázquez. Pero antes tuve una revelación, cuando con una figura del Greco intenté lo mismo. Yo iba con las cuatro tierras de mi paleta del “Taller”. La visión del Greco me obligó a encontrar otros colores como el carmín y amarillo y tuve grandes problemas. Puedo decir que descubrí el color gracias al Greco,

Tonelli nos extiende la copia del Greco y señala los errores con los cuales él dice “pagué derecho de piso” al color.

—¿Se preocupó entonces por la faceta técnica?

Carlos Tonelli «Piedra negra» Óleo sobre fibra

45 x 33 cm 1974

—Sí, era lo que en ese momento me atraía. Poder dominar una paleta más extensa que me diera color para realizar una obra más independiente. Yo deseaba lograr la percepción técnica. No había conseguido pensar todavía otros aspectos.

—¿Cuál fue el pintor que más le impresionó técnicamente?

—Sin duda Vermer por su precisión y luminosidad. Su color y forma de tratar el cuadro le emparentan con los Flamencos, que fueron los que más me impactaron desde el punto de vista conceptual también.

—¿Y Velázquez?

—Bueno, ya ve que yo realicé una copia. Pero el hecho comparativo comprobado con mis estudios, me dieron la pauta de que el color de Velázquez es más táctil, y el de Vermeer viene de adentro, desentrañado y unido.

—¿Y en París?

-—Tuve un período de aclimatación. Me pasó lo que a todos. París hay que vivirlo. Con el tiempo nos conquista. Me atrajo Corot por su sensibilidad ante la luz. Por su concepto poético ante la Naturaleza.

Allí realicé “La Gitana” de Franz Halls. Hice una copia que la considero un fracaso y suman, dos. Mi victoria es con el Vermees.

—¿Cómo habiendo tenido esa joya poco menos que en sus manos, y estando feliz con su copia, abandona totalmente la figura para iniciarse en una pintura geométrica?

—Pera es que esta técnica la aplico a mi nueva forma...

—Yo no he renegado ni de mis principios ni de Torres García. Sino que éstos y los que adquirí en mi viaje me han servido; y ha sido consecuencia natural de mi evolución que les dejara, o asimilara lo que yo necesitaba. Fueron en realidad etapas cumplidas.

—¿Y en cuanto al concepto?

—Ah ... debí partir de cero nuevamente. Analicé por separado aspectos plásticos; espacio, y el hecho estructura. Geometría de planos y color, trabajé en la Biblioteca de Leonardo sobre el análisis piramidal... He estudiado a Piero della Francesca.

Hemos tenido oportunidad de observar abusas de las obras de Tonelli.

Las copias de Velázquez y Vermeer son sencillamente buenas. Hay en ellas un estudio profundo de la técnica, realizada con admiración y respeto en sus valores. Es un ejemplo para la juventud que desee estudiar más allá que la mera naturaleza o el “improntas” de moda.

Le seguimos hace muchos años. Valoramos sus obras naturalistas en retratos y naturalezas muertas.

Hoy le hallamos embarcado en una pintura metafísica. Una pintura que ya tuvo en De Chírico su principio con otras soluciones y temas.

Tonelli desea ir hacia la búsqueda de la expresión del concepto por sí mismo. Las obras que ya habíamos tenido oportunidad de observar a raíz del Salón Municipal, las realiza en pequeñas dimensiones, en las cuales sobre madera y con el procedimiento de los maestros antiguos (Vermeer) traduce objetos dentro de la sección áurea, ubicando los elementos medidos y en el cruce de planos. En zonas de luz puestas en valor y color. Aquel aparente y minucioso trato de los Flamencos, lo sigue Tonelli con otra visión moderna, de la que, empero, logra una síntesis apropiada al criterio que fuera clave cuando se encontró ante el maestro del Louvre.

Sin embargo, en su última obra que está todavía inconclusa Tonelli, como dejamos sentado, ensaya el espiral del color y la visión del mismo en su nacimiento y fin. A ésto agrega ya cuerpos sólidos, proyectos de cartón en los que estudia el espacio y los huecos, la luz y el volumen dentro de la geometría y el ritmo. Una evolución que fue madurando con lentitud. Pero sinceramente convencida del logro en su aspecto total.

por Eduardo Vernazza

Diario El Día (Montevideo)

Edición Punta del Este, 20 de febrero de 1969

 

Ver el blog

Catálogo pinturas y dibujos del artista de Uruguay Eduardo Vernazza por el cineasta Dennis Doty (Irlanda/Estados Unidos)

 

Ver Dennis David Doty en Letras Uruguay

 

Ver Eduardo Vernazza en Letras Uruguay

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Eduardo Vernazza

Ir a página inicio

Ir a índice de autores