Bourdelle

por Eduardo Vernazza

Suplemento Huecograbado del diario "El Día" (Montevideo) s/f

Estudio para el Monumento a Rodin- Imagen escaneada, como el texto, del Suplemento del diario El Día

"RODiN, el gran Rodin”... Así se expresaba Bourdelle del genio francés, que acaparó des lustros del Siglo XX, como el escultor más grande de la era moderna.

Bourdelle, que entró al taller de Rodin como colaborador, fue indudablemente su discípulo más grande; es decir, el único que tomó alas de cóndor, para elevar a otra categoría, con fuerza personal, la escultura de entonces.

Porque Rodin fue el humanista lírico de una sensación poderosa y sensual; de una vibración en que lae manos darían a las superficies lo táctil del modelado; y los movimientos cobraban una interna fuerza de expresión. Salto hacía una moderna estructura, en la que las formas ya sabidas fueron quebradas en procura y logro de la interpretación del carácter. Todo ello llevó al gran genio a una discutida vida que recién, cerca de su muerte, cobró aspectos de reconocimiento total a su obra. A todo esto. Bourdelle no pudo escapar como era lógico a la influencia de Rodin. Pero cuando ésta se produce en un artista de talento, hace que dicha influencia tome rumbos que sirvan para descubrir las propias fuerzas creadoras.

Fue lo que aconteció con Bourdelle. Tenía, a través de todo el estudio y de su colaboración con Rodin, un oficio sabido y un sentido de la audacia descubierta ya a nuevas normas. Pero siempre las nuevas formas traen como consecuencia, sean del valor que ellas sean, una especie de reacción.

Hércules el arquero obra de Emile Antoine Bourdelle

Naturalmente que tal reacción, no es anulando los valores del antecesor, sino por el contrario, basándose en ellos en principio y fin, y desarrollando la propia imaginación en el concepto, la sensibilidad y potencia en la realización.

Bourdelle, luego de ese lapso en que sufrió su obra el parentesco de Rodin, agitó su verdadero pulso, y creó una estructura más simple y de volumen más acusado. Una base de escultura en que las formas tomaban una rotundez que gravitaba un modelado total, y no engarzado en el movimiento vibrante de la superficie como lo hacía Rodin. Aun cuando esto sucedía por la tremenda fuerza y valor de sus planos, ya se abría otra puerta a la escultura moderna, basada en la forma estilizada, y dejando el detalle del modelado en favor de una réplica severa y austera.

Tal lo que dio a las obras de Bourdelle, a sus grandes esculturas, la monumentalidad. La grandeza de su interpretación no quedó en el factor intimista. ni en la búsqueda de un ideal del hombre. No estuvo en la realidad de! ser, (no de la naturaleza objetiva) sino que se elevó verticalmente en un poema, simbólico como un himno que suena en el bronce de mil campanas agitadas por un viento heroico.

Porque la obra de Bourdelle se espesa en la expresión universal. Se amalgama fuera de la visión terrena, para tomar amplios horizontes iluminados por la idea. Una escultura de idea; una escultura de fuerza y vigor, que posee 3a temática que da un paso atrás hacia la tradición, para ennoblecerse y vivificarse. Y que aun así, retoma el camino moderno, con el ímpetu de una nueva versión que se instala en el mundo de entonces, conquistando el sitial del más grande. Muerto Rodin, reconocido al fin, le sucede la escultura del gran artista francés. De ella nace otro de los lineamientos de la escultura moderna. La forma entera sucede a ese hacer en que parecería dejarse a superficie los nervios y la vida misma que gime bajo la piel.

Se está dentro de las formas amplias, en las que tantos perecerían por la influencia, y en la que tantos fracasaron, por inconsistentes.

Para interpretar dicha escultura, era menester poseer no sólo la sabiduría aprendida a fuerza de martillo y barro, sino el talento para saber buscar en donde existía la forma, para no ser vacía e inoperante como versión plástica.

Bourdelle encajó su obra en esas fuentes de vida en que un artista se manifiesta realizado, y embate con sus imágenes y sus herramientas hacia el más intenso mar de ideas.

Coronaron por así decirlo las ambiciones de una escultura sobria, tremendamente grandiosa, que buscó la senda del plano ancho pero tratado en volumen.

Después, la lección de Rodin dejó secuencias más vastas que trajeron incluso en muchos aspectos la desintegración de ese concreto concepto que aportó Bourdelle. Desde luego, que siempre quedan los grandes, pero son cima en una montaña de muchos. Y esos muchos, aunque buenos y muy buenos artistas, en su búsqueda, por decir la palabra que expresara su sentir, fueron diluyendo aquella columna de modelado que levantara Bourdelle.

Moore, el inglés, es el representante que culmina en la era moderna aquella primera sensación del escultor francés. Pero a Bourdelle le siguen Maillol (1861) y Despian (1874), una época de escultores intimistas, que tienen en la imagen de la mujer el símbolo más preciado para su temática.

Porque si Bourdelle veía y realizaba la figura como la heroica y sublimada representación de su idea, la escultura cobró luego una vuelta hacia el hacer más relativo al hombre en sí. La monumentalidad fue cediendo paso (luego la veremos crecer nuevamente) a ese intimismo, pero con el aporte entero en el modelado conquistado por Bourdelle. Pasó algo parecido a lo de Cezanne con los impresionistas. La escultura de Rodin era, si no impresionista, si en su modelado vibrante una búsqueda de la luz reflejada en las superficies, que al mismo tiempo ¡¡en él!!, acusaban rasgos interiores.

El mago de Aix, siempre cimentó su pintura basado en la conquista del impresionismo, pero sin adaptarse a esa vibración que deshacía el dibujo. Su obra, si no era de dibujar, si en cambio de construir por medio de! color, modelando sus planos en base a su descubrimiento geométrico de los objetos.

Otro arte totalmente distinto, la escultura, requería una doble fuerza y volumen. Fue entonces que Bourdelle llegó a ser en su obra monumental, un verdadero creador del cual parte sin duda mucho de la escultura moderna, y de la composición constructiva.

Centauro moribundo - Bourdelle - Plaza Francia - BsAs

#ElSoumayaEnCasa | Auguste Rodin y Émile Antoine Bourdelle

Fecha de estreno: 4 abr 2020
 
Hoy te contamos como el escultor francés Émile-Antoine #Bourdelle, discípulo de Auguste #Rodin, se convirtió en “maestro de las #Vanguardias”.
 

#ElSoumayaEnCasa | "Maternidad" de Émile-Antoine #Bourdelle

5 jul 2020
En este #RecorridoVirtual te platicamos sobre el escultor Émile-Antoine #Bourdelle, quien con sus volúmenes se convirtió en un detonador de las #Vanguardias.

Bourdelle Museum | PARIS

23 jul 2015

This museum is dedicated to Emile-Antoine Bourdelle, a renowned sculptor. Discover or rediscover his work and its influences in this place close to Montparnasse district. 16-18 Rue Antoine Bourdelle, 75015 Paris Subscribe to discover more unusual parisian museums!

por Eduardo Vernazza
Suplemento Huecograbado del diario "El Día" (Montevideo) s/f

 

 

Ver el blog

Catálogo pinturas y dibujos del artista de Uruguay Eduardo Vernazza por el cineasta Dennis Doty (Irlanda/Estados Unidos)

 

Ver Dennis David Doty en Letras Uruguay

 

Ver Eduardo Vernazza en Letras Uruguay

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Eduardo Vernazza

Ir a página inicio

Ir a índice de autores