Barradas: lo moderno y el dibujo

por Eduardo Vernazza

Diario El Día (Montevideo, s/f)

El texto publicado en el diario carece de imágenes

Las incluidas aquí se tomaron del acervo del Museo Nacional de Artes Visuales

La adoración de los Reyes Magos y los pastores
Autor: Rafael Barradas (1890-1929)
Técnica: Óleo
Soporte: Tela
Medidas: 93 x 116 cm
Realizado: 1928
Ubicación: Museo Nacional de Artes Visuales

Título: Gaucho
Autor: Rafael Barradas (1890-1929)
Técnica: Óleo
Soporte: Cartón
Medidas: 60 x 40 cm
Realizado: 1927
Ubicación: Museo Nacional de Artes Visuales

El arte pictórico de hoy en día, atribuye muy poca o ninguna importancia al dibujo. Sabido es que siempre que afectó esta falta en la pintura, las reacciones inmediatas buscaron la estructura de aquel gran aliado, como base fundamental para su total expresión. Así, a los impresionistas franceses que difundieron la luz y la atmósfera a costa de la forma, y por lo tanto del dibujo, diluyendo éste en la captación de la hora y en la música tonal de la naturaleza, sucedió la fuerte búsqueda de Cezanne que aun tomando como base las conquistas impresionistas, quiso afirmarlas con el dibujo como seguro sostén a su eterna valía. El hecho de que él deseara hacer pintura para los museos, cuando prevalecía entonces aquella batalla de la luz, dice claramente como vio el maestro de Aix, la verdad de su concepto. Esta afirmación del dibujo, lo llevó a analizar sus simples planos y a descubrir que la geometría definida entraba en posesión de las formas. Dijo entonces que se podía reproducir la naturaleza con el cubo —el prisma y la pirámide— idea que él realizó en su estado equilibrado, y que luego fue llevada a cabo por los más avanzados hasta el extremismo, o sea a pintar precisamente la naturaleza con los volúmenes que él ponía de ejemplo secundario para construir las formas.

Tal medida derrumbó por completo la teoría de Cezanne, y cubrió fórmulas desarrolladas por otros artistas que rompieron con ello, normas básicas, y por supuesto entre ellas, el dibujo, al que hoy, con el informalismo, ya se da por terminado. Pero no sólo esta Escuela radica en el mundo del arte, sino que como decimos, la reacción a ello se empieza a sentir, y no es extraño que la saturación de estas manchas sin objeto — a las que parece haber que admirar sin ninguna reserva ni pensamiento alguno para poderlas aquilatar— desaparecerán también, para ser a su vez sustituidas por otras Escuelas o maneras más constructivas. Así pasó siempre, y esta marca y caos de hoy, vislumbra algún resurgimiento... No existe duda que entre nuestros pintores, que tomaron los movimientos modernos y los extremos de aquel entonces, Barradas, en el extranjero, fue de los que siempre sumó el dibujo a sus pinturas. Aún en las más expresionistas, y luego en los grises, y más desde siempre, en sus “magníficos”, Barradas situó su concepto dentro de normas ajustadas a la verdad del natural, pero estilizadas por depuraciones nobles y vitales, que dieron a sus personajes, la base para una expresión más allá del vulgar objetivo.

Sus poderosos tipos tuvieron el respaldo notable de su dibujo, para poseer esa fuerza de carácter: de lo contrario, hubieran sido blandos, y a lo más, una demostración sensible de cromatismo. Esta estructura del dibujo, que tuvo en el pintor uruguayo moderno su máximo exponente, tiene sus primeras alternativas en los apuntes y dibujos ligeros que luego le servirán para el desarrolla pleno que ajuste con la personal ejecución pictórica.

Consigue Barradas con una facilidad que asombra su feliz visión de la composición, acorde a su temario, y agrega una completa sensación de la riqueza de su escala. Queremos decir con ello, que si bien su temario debió de tener esta fuerza del dibujo, para ser, no quita que su rumbo no se vio perturbado por otro sentido que el que manejó con audacia avanzada, pero con inteligente aplomo y que dejó para el Uruguay, pinturas por demás valiosas, dentro de una interpretación de la geometría justa sin llegar por ello a exageraciones burdas, aun cuando experimentó el cubismo.

Este equilibrio, que tiene su punto más alto en los "magníficos”, esta combinación de pintura y dibujo, armonizados por una intuición generosa e innata, han legado verdaderas obras de arte, aun cuando sus motivos quedaron lejanos del Uruguay. En él se dio con ello, a pesar de que se sumó a los tipos españoles, el carácter de búsqueda universal, y si prefirió los humildes y los trabajadores de la tierra, los buscó tanto en su labor como en el recreo de la taberna, en sus mujeres macizas, y en los personajes y paisajes de Hospitalet.

Cuando se piensa que por allí había pasado un pintorazo y genial dibujante como Nonell, discutido entonces en Barcelona, y que predicara la forma ante todo y la calidad de la materia, y se confrontan ambas obras, se llega a la conclusión que por distintos rumbos supieron de la importancia del dibujo. El barcelonés por medio de una amasada pintura, trabajada una y otra vez, aun cuando su dibujo era ágil y definidor del carácter, y el uruguayo, ya más cercano a las nuevas formas y al tiempo, estructuraba con la geometría del dibujo, y con pasta más planista, pero siempre teniendo presente el dibujo como formal cimiento de la obra definitiva. Esta caligrafía suelta de Barradas, que se manifestaba por trazos seguros, y que enlazaban uno con otro mediante la variación de pliegues, rectas y curvas, movieron con vida sus trabajos, una vida si se quiere a la que quitó algo de terrestre, al anular los ojos y la detención de detalles conformantes de una realidad que él no sentía tan cercana... Así agrandó las manos como expresión de fuerza, sin por ello desfigurar, ni dejar fuera de proporción su conjunto.

Y cuando la cercana visión de lo irreal, comenzó a turbar su espíritu, las pinturas que ejecutó en tal período —los grises— de mística y elevada unción, no dejaron de sentir el giro del dibujo en curvas perfectamente ritmadas que tenían el valor del acento y toda la valoración de la escala mantenía unidad por la disposición del dibujo.

Título: Constructor catalán
Autor: Rafael Barradas (1890-1929)
Técnica: Óleo
Soporte: Tela
Medidas: 100 x 75 cm
Realizado: 1927
Ubicación: Museo Nacional de Artes Visuales

 

por Eduardo Vernazza
Diario El Día (Montevideo, Uruguay) s/f

 

Ver el blog

Catálogo pinturas y dibujos del artista de Uruguay Eduardo Vernazza por el cineasta Dennis Doty (Irlanda/Estados Unidos)

 

Ver Dennis David Doty en Letras Uruguay

 

Ver Eduardo Vernazza en Letras Uruguay

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Eduardo Vernazza

Ir a página inicio

Ir a índice de autores