Museo Nacional de Artes Plásticas

Arte Japonés Contemporáneo

por Eduardo Vernazza

Diario El Día (Montevideo, martes 27 de mayo de 1980)

El texto publicado en el diario incluye la imagen del grabado.  

La carátula del catálogo, de dicha exposición, se tomó del acervo del Museo Nacional de Artes Visuales

"Castillo de garza blanca bajo e¡ cielo despejado", grabado de Sekino Jun "Ichiro"

EL DÍA en su edición del 24 del corriente, adelantó información sobre la gran exposición del "Grabado Japonés Contemporáneo que el Museo Nacional albergará desde el día de hoy, martes, a las 19.30 hs. en su acto inaugural. La muestra se organiza mediante la “Fundación Japón”, y la Embajada de dicho país en el Uruguay, con auspicios del Ministerio de Educación y Cultura. Hemos visitado las salas del Museo. y apreciado las distintas técnicas y expresiones que tienen su más importante relieve plástico en ese original imperio que data de siglos, y que nos acerca, si acaso, con itinerarios que combinan con algunas influencias europeas.

Siempre dentro de la riqueza inventiva, priva en su imagen y fantasía, la elocuente búsqueda que, después de la segunda Guerra Mundial, tuvo gran desarrollo en el carácter mismo de la función grabado.

No es extraño, pues, que además del grabado en madera (xilografía) y litografía se agregue la serigrafía, técnicas que en manos de estos verdaderos maestros toman relieve de categórica vivencia expresionista.

Son setenta grabados que dicen de las maneras más bellas de sustraer de la naturaleza o de la imaginación aspectos y temáticas tan afines a la vida misma de Oriente, o empalman, si se quiere, con geometrismos y adornos que el detallista espíritu del japonés hace más floreciente en su encaje.

Es indudable que el arte del Grabado Japonés toma distancia desde sus orígenes, que se remontan a siglos, y que, sin perder por ello el impulso que lo motiva, hace que no descuide su comunicación con el mundo. De dicha manera, toma valor internacional, y es una realidad de concisa forma que sostiene la experiencia interior, aplicándose a distintos oficios, deletreando el “collage", o encontrando el valor pictórico cuando de color se trata.

La figura con lo abstracto

Y si bien las escenas conllevan, tal vez, el misterio de Oriente, no por ello se alejan en otros trabajos de un lenguaje más comprensible y, por lo tanto, asequible a nuestra orientación plástica, manteniendo incluso el dominio latente de su ejecución perfecta, sino además, la libre composición y la estructura, dejando asomar ese halo que se convierte en una ventana abierta a su civilización que desde siempre contó con grandes dibujantes que influyeron para que tomara arraigo en la síntesis que admiraron los impresionistas, y más aún, Van Gogh y Gauguin, para sus propias experiencias.

De tal manera, intervienen en la vida contemporánea del Grabado Universal, y tanto sus temas como sus técnicas, están al día en el mundo del arte, aveces con ventajas en el sentido realización, con conocimientos que ayudan al instinto y a la educación de fino vuelo poético.

El mundo del grabado

Es la sorpresa que depara la mística de un arte. En el respeto que se advierte a nivel didáctico. En la ordenación que ha dispuesto la autoridad directriz del Museo, los grabados japoneses. por primera vez como expresión total de un envío de gran categoría al Uruguay, se convierten en una lección aprovechable, no sólo para el público que gusta de visitar las exposiciones, sino del estudioso y del propio artista que puede admirar, cómo en la mayor simplicidad caben los ricos elementos comprensibles, o los sensibles retos a la naturaleza, sin entrar a canalizar aspectos reacios a la sobria ejecución ni a la mas importante de la expresión individual. Lo colectivo tiene su andar, porque el conjunto armoniza a pesar de las distintas maneras y escuelas, técnicas y aplicaciones.

Vemos el hermoso panorama de “El Castillo de Sekino”, con ritmo de arquitectura colorida. La xilografía de Fumio, encuentro surrealista con el adorno de flores, encanto este que sustenta el espíritu Oriental. El personaje tradicional traído a la escena expresionista de “La tristeza”, de Yoshitoshi... La furia del combate alado, simplificado al máximo, en trabajo del mismo autor. La esfinge ¿egipcia? en pétreos grises y negros, xilografía de Kiyoshi.

Casi un Rouault en la obra de Tamiji. Después los paisajes nevados, tan característicos, donde impera la soledad como estado de ánimo propenso a un frío romanticismo, el trabajo, plantaciones, en tres figuras impecables en su síntesis y estilizado, y de Nobaya la gama colorista horizontal, tramada en v¡vo, de Du-Ai.

Los negros densos de una litografía de Seishi, sacada con trazas expresionistas.

Nobuya. en sus planos de color, y “Dando de comer al hijo, de Kenjí, xilografía de gran dimensión tratada con golpes de gubia, expresiva y dentro de un complemento libre del juego tradicional de la herramienta.

Tres joyas de paisaje en las piezas de Tadasighe; por color, ambiente, y solución. Espejo de una maravillosa visión figurativa de amplitud y soledad en el grabado de Hodakay. Más occidental el dibujo, apretado a la figura sensual de Tetsuya, fino en su línea y europeizante en su concepto...

Ejemplo de estructura en la solidez de las obras referentes a Akíra “Fantastic”. Ejecución cabal, minuciosa, se complementa con la ingenua captación de un estilizado dibujo. Agregaremos a Yukio, en la sobreposicíón de grises, con un marcado efecto de “collage” aparente... el grafismo que sentencia a la obra de Kosuke: rotación, dinámica, engranaje ritual, y la xilografía de Makoto, con agua-tinta, riqueza sutil en sus gamas y valores, cálidas ricas en las superficies abstractas...

Demandaría mucho espacio ratificar conceptos e ideas sobre esta importante muestra. Con disímiles formas y tratamientos que van desde la naturaleza interpretada, hasta el signo casi intelectual y frontal.

Pero no podemos sustraernos a “Lago, montaña y dos mariposas" pieza de una abierta poesía, como tampoco, y en total contraste, eludir la presencia de “Bosque fantástico”, de Kurosaki, en su fuerza de composición, y en la imagen del volumen cubierto en luces y sombras, aferradas a una planificación casi frontal. En lo que cuenta como visión objetiva, pero con bella intención figurativa, el grabado "Campesina acostada”, de Nobuya, deletrea distintos factores y recursos técnicos, y soluciones plásticas, sin eludir el concepto origina!. Una exposición que requiere, como todas las que el Museo realiza, atención a la distribución de las obras, a su cuidada presentación dentro de una moderna interpretación de lo que constituye un instinto moderno en el que cabe el dinámico hacer de las muestras temporarias internacionales, que siempre han logrado el gran éxito del público uruguayo.

por Eduardo Vernazza
Diario El Día (Montevideo, Uruguay)
Martes 27 de mayo de 1980

 

Ver el blog

Catálogo pinturas y dibujos del artista de Uruguay Eduardo Vernazza por el cineasta Dennis Doty (Irlanda/Estados Unidos)

 

Ver Dennis David Doty en Letras Uruguay

 

Ver Eduardo Vernazza en Letras Uruguay

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Eduardo Vernazza

Ir a página inicio

Ir a índice de autores