Sea socio fundador de la Asociación de Amigos de Letras-Uruguay

 

Parábola del águila y de la montaña

Carlos Sabat Ercasty

 

Aquella vez el viejo poeta de Chiraz, Nohammed apodado Hafiz por saber el Koran de memoria, recibió a uno de los más jóvenes discípulos y permaneció impresionado por la amargura y la angustia que reflejaba su rostro.

¿Por qué tan triste?, le preguntó con dulzura y piedad.

No he dormido en toda la noche, contestóle, tanta ha sido la tortura del pensamiento.

Escúchame entonces este relato, añadió el poeta de las gazeles. Y modulando deliciosamente su voz, dijóle:

El águila rozaba las más alta nieve de la montaña, y preguntó hacia la profundidad, los ojos vueltos hacia ella:

¿Dónde termina la voz de la Tierra?

Y una de las tajantes bocas del hielo, le contestó, desde el más alto frío de la montaña:

Estás aún lejos del divino azul. No te bastará volar, pero vuela todavía.

El ave orgullosa se sintió estimulada y contestó:

Me perderé sobre las alturas, si es necesario, pues mis alas crecen con el esfuerzo. ¡Ay, como llegan desde los valles el rumor de la vida y el rumor de la muerte!

Y la boca del hielo, respondió, de inmediato:

Intenta una aventura suprema, y traspasa la última y más delicada nube, y desde allí, escucha.

Cuando, altísima el ave, era una leve sombra, aquietó las alas y aguzó el oído. Y desde los hondos valles subían, intactos en el aire sutilísimo, el rumor de la vida y el rumor de la muerte. Entonces, como enloquecida, irrumpió hacia mayores alturas. Y nada era ya su sombra sobre ninguna nieve. Y desde lo alto, sumergió esta pregunta hacia los combados valles:

¿Qué puedo hacer aún si escucho aquí todavía el rumor de la Tierra, el negro rumor de la Tierra?

Vuela más alto aún, más aún, mucho más... clamó la boca del hielo.

El ave se hizo invisible. Por momentos se desvanecían sus potencias.

He llegado a mi límite, en mí no hay más, gritó casi extenuada y aún escuchó el negro rumor de la Tierra, el rumor de la vida, el rumor de la muerte.

Y la montaña:

Tu experiencia ha terminado donde también tu ser ha terminado. El negro rumor no sube ya a tu encuentro, pero está en tus hirvientes alas. El vuelo es la rebeldía de la sangre, mas la sangre ea vida y es muerte. Si ascendieras más, si sobrepasases el aire último, si ya ni las alas te dijeran la tremenda verdad, aún escucharás cómo el rumor de la vida y de la muerte, descienden también desde todos los mundos. Y el águila:

¿Y el Creador...? ¿Qué...?

Tembló la montaña y dijo:

¿Del creador? ¡También del Creador, acaso... ! Sólo resta la Eternidad y su infinito silencio. Nada es posible y todo es imposible. Desciende, pues las alas sólo sirven para soñar.

Carlos Sabat Ercasty
21 de setiembre de 1956.
Biblioteca Artigas
Colección de Clásicos Uruguayos - Vol. 166
Ministerio de Educación y Cultura
Montevideo, 1982

Texto escaneado y editado por el editor de Letras-Uruguay, Carlos Echinope Arce - echinope@gmail.com

Ir a índice de narrativa

Ir a índice de Sabat Ercasty, Carlos

Ir a página inicio

Ir a índice de autores