Métodos para apoyar a Letras-Uruguay

 

Si desea apoyar a Letras- Uruguay, puede hacerlo por PayPal, gracias!!

 

El cielo

Carlos Sabat Ercasty

 
 
  ¡Hermanos!
¡Haced un alto en medio de este día purísimo!
Que los martillos pendan de las manos,
que el arado brillante
no hienda la tierra oscura y profunda,
que las madres y los niños queden en silencio
en medio de los divinos campos!
¡A todos os invito!
Levantad los ojos hacia el cielo,
y así, hermanos, así
ante la inmensa hondura de la mañana,
ante la limpia belleza de las supremas fuentes,
meditad en esa maravilla azul
donde la luz inmensa brota en diáfanas olas!
¡Es el cielo, hermanos,
es el cielo altísimo!
¡Es el mar celeste donde los astros giran!
Allí los grandes sueños eternamente nacen,
allí están los destinos que mueven nuestras vidas,
allí, vastas ideas y músicas arcanas
sin cesar, van surgiendo del más allá sin limites!
¡Ah, cuántos de vosotros recién lo habéis visto!
¿Qué importa que estuviese sobre vuestras cabezas?
¿Qué importa que siempre haya sido celeste,
armonioso, resplandeciente?
Pero ahora, hermanos.
hundid más la mirada en sus senos azules!
¡Refrescad la frente en sus puras distancias!
Olvidad la tierra por un momento,
por un solo momento,
hasta que vosotros mismos os sintáis azules,
hasta que vosotros mismos volváis a ser luz,
hasta que la alegría radiante de los inmensos cielos
desborde todo vuestro ser,
y os quedéis disueltos en la eternidad celeste
de los grandes espacios!
¡Mirad, mirad más!
¡Saciaos de azul, de pureza, de diafanidad!
¡Embriagaos, enloqueceos!
¡Subid, volad, asaltad con los ojos
los grandes reinos azules de los supremos cielos!
¡Hermanos!
¡Haced un alto en medio de este día purísimo!
Levantad los ojos. Permaneced inmóviles.
¡He ahí la más alta oración!

Carlos Sabat Ercasty
El Grillo Nº 49
Montevideo, julio 1959

Ir a índice de poesía

Ir a índice de Sabat Ercasty, Carlos

Ir a página inicio

Ir a índice de autores