El velo

Mira ya dónde estamos;
tú en tu pozo,
yo saliendo,
y el nudo de la muerte
poblando esa montaña.

Arrinconado mundo 
nos dieron esos ángeles,
y sus manos planeando sobre el sueño
vienen a nuestras bocas
sólo a veces
como panes oscuros
que mordemos con pena.

Mira: está sobre ti,
debajo de mí,
en tu mano,
en mi boca, 
esa lumbre,
ese velo finísimo
que oculta lo que vemos
aunque los ojos se engañen
y en luminoso pensar se aneguen.

Esto es el Ser.
Es incierto hasta el sol
y las frutas que miran nuestro afán
son inciertas también.

Sólo el fragor donde caemos
parece conocernos,
y sólo dura él,
inmortal como es,
incomprensible,
siempre vuelto al confín
donde estuvimos.

Ricardo Prieto
De “PALABRA OCULTAª
Ediciones “Aldebarán”

Ir a página inicio

Ir a índice de poesía

Ir a índice de Prieto, Ricardo

Ir a mapa del sitio