Poemas franceses
Ricardo Prieto

VIII

La vida salta, cruje como el papel
pero todo el mundo cree que es temprano.
Perdí un sueño y encontré casas, ríos,
pequeños lagos sin peces, putrefactos,
hombres y mujeres expuestos al sol
amándose a sí mismos torpemente,
tiernamente, tenebrosamente.
Es lo mismo en París que en Toulouse,
en Madrid que en Buenos Aires.
Los carozos se aburren. Las cocineras
los sacaron de los frutos,
nadie quiso comerlos después de pelar y traspelar.
¿Dónde, dónde están esos frutos rosados,
apetecibles, crocantes, humedecidos?
¿Por qué caño se fue el amor a la vida?
Pero no te asustes, hermano amado,
desahuciado mendigo que vi llorar
en la rue des 50 Outages de Nantes;
vamos todos por el Gran Camino
hacia la consumación sin fiestas, sin templos,
sin almuerzos y trans almuerzos,
sin amor sobre las camas demasiado pacientes.


Herida tras herida va a morir
y se abrirá la Herida Caliente.

Ricardo Prieto 

Poemas franceses

Nantes, 16 de julio de 1994

Ir a página inicio

Ir a índice de poesía

Ir a índice de Prieto, Ricardo

Ir a mapa del sitio