El desayuno durante la noche
Iván Rubio

Es una obra atemporal en la que según el escritor yucateco Carlos Martín "cinco individuos se reinventan a diario detrás de las paredes de una casa derruida. El diálogo duro, directo, desprovisto de ambigüedades, da cuenta de un dramaturgo con plena conciencia del poder de la palabra".

 

No podemos seguir jugando a lo que no somos, porque este tipo de juego termina mal: aquí nadie se escapa". Con esta palabras, el maestro Nelson Cepeda Borba alcanza a delimitar el camino por el que se mueve El desayuno durante la noche o el juego de las apariencias de Ricardo Prieto, obra que se presenta desde el primero de octubre dentro del programa del Otoño Cultural 2004, que organiza el Instituto de Cultura de Yucatán.

 

Como Director, Nelson Cepeda realiza una puesta en escena que pocas veces hemos tenido la oportunidad de apreciar en Yucatán. Representada en la residencia Chateau Margaux de la colonia Itzimná, El Desayuno durante la noche manifiesta una meticulosa dirección que promete sorprender al espectador por el manejo plástico de los conceptos y el buen desempeño actoral.

 

En diciembres pasado inició el devenir del maestro Nelson Cepeda, que culmina con el tan ansiado estreno de la obra. Una visita familiar en su natal Montevideo fue el pretexto para participar en un taller de capacitación teatral, en el que conoce el trabajo de Ricardo Prieto. Fue así como se interesó por la dramaturgia de su paisano y revisó v arios de sus textos y finalmente, quedó fascinado con una obra que, entre otros méritos, había sido galardonada en 1979 con la máxima distinción que se otorga a los escritores de teatro de Hispanoamérica: el premio Tirso de Molina.

 

El autor tiene actualmente 59 años y reside de manera alternada en Montevideo, Madrid y París. El desayuno durante la noche, se ha presentado en ciudades de Europa, Latinoamérica y, por primera vez se estrena en México, y es precisamente en nuestra Mérida viva.

 

Ricardo Prieto ha estado en contacto con el maestro Nelson Cepeda desde que decidió realizar la presentación. A través de llamadas telefónicas y del correo electrónico ha podido comentar el argumento y el carácter que trató de imprimir a la pieza teatral. De esta manera, ha contribuido a darle un enfoque; sin embargo, el propio Director manifiesta: "he obviado un poco las acotaciones del autor, porque deseo que la obra esté más cerca de mí, en lo particular. Sigo la línea de Eugenio Barba y Peter Brook, para quienes el trabajo del dramaturgo termina cuando el texto es interpretado y represe­ntado, de esa manera pierde su 'patria potestad' original (dramaturgia del autor y del director)"

 

El Desayuno durante la noche, es una obra atemporal en la que según el escritor yucateco Carlos Martín "cinco individuos se reinventan a diario detrás de las paredes de una casa derruida. El diálogo duro, directo, desprovisto de ambigüedades, da cuenta de un dramaturgo con plena conciencia del poder de la palabra".

 

El desavuno durante la noche, no debe pasar desapercibida para quien gusta del buen teatro. La posibilidad de participar en una experiencia escénica en un espacio no convencional como es la casa Chateau Margaux, que data de 1930, le confiere un valor especial. Habrá contraste entre lo blanco de sus paredes y la podredumbre que dejarán ver los personajes.

 

Una familia que vive en una provincia conservadora, la cual perdió su bienestar económico en las recurrentes crisis que han asolado a Latinoamérica; es el eje central en el que se 'teje' la relación entre los personajes.

 

"Al público de Mérida le va a gustar, pero más que nada, le va provocar una reflexión", afirma entusiasmado el maestro Nelson Cepeda, quien desde hace más de seis meses está ensayando la obra.

 

El elenco lo integran la experimentada actriz Elena Larrea y tres jóvenes que han demostrado su talento en múltiples presentaciones: Ariadna Medina, Mónica Cataño y Miguel Flota, así como, el actor de origen cubano avecindado en Mérida: Pedro Juan de la Portilla.

 

Nelson Cepeda se encuentra muy satisfecho por el trabajo que ha realizado todo su equipo, en particular, con el desempeño del escenógrafo Jesús Hernández.

 

Probar un desayuno durante la noche será parte fundamental del juego de las apariencias, en el que nada es como se muestra ante nuestro ojos, ¿a usted le parece familiar esta historia?

 

Portada

 

Profesor ( Pedro Juan de la Portilla):

"Uso estas corbatas negras porque estoy de luto. Como decía ese personaje de

Chéjov: por mí mismo "

 

Leopoldo (Miguel Flota):

"No soporto los jefes, ni los horarios rígidos, y para finalizar, soy inconstante"

 

Martha ( Mónica Cataño):

"No tengo llaves de mi casa, porque en realidad nunca viví en ella"

 

Beatriz (Ariadna Medina):

"Recuerdo que mi padre me decía: la gente es estúpida y mediocre

 

La abuela (Elena Larrea):

"Ya sabemos que todo el mundo es imbécil, menos yo: el arte de vivir consiste en embellecer la estupidez"

Iván Rubio
Mérida Viva -México (enero 2007)

Ir a índice de Teatro

Ir a índice de Prieto, Ricardo

Ir a página inicio

Ir a mapa del sitio