Amigos protectores de Letras-Uruguay

Poeta de la calle
Ángeles Núñez Echenique

A Mario Benedetti

Compañero de horas peregrinas,
amigo que te vas pero te quedas.
Crecimos con tu Montevideo, 
los andamios y los cielos del sur, 
el porvenir de tu pasado,
los inventarios, 
tus despistes y franquezas.

Tus versos, ensayos y
humilde prosa,
habitaban nuestras nómades bibliotecas,
y nuestras austeras valijas de viajes repentinos
del sur hacia el norte, y en la vuelta.

Tus libros...
cuando había dos ó tres para llevarse,
corrían el riesgo de ser siempre elegidos,
como regalos de amores juveniles,
o por dictaduras como lecturas prohibidas.

Recitábamos desde el alma,
desde muy dentro,
a veces apenas en silencio,
como plegaria que reza el corazón enternecido.

Escritor de lo simple de la vida
por lo tanto de lo esencial del sentimiento.
Tus palabras eran voz, canto y denuncia,
y compromiso,
perdón, pero no olvido,
memoria y agradecimiento,
luz para Luz, y ella para tí,
poeta de la calle, de las veredas,
de las canchas y de la plaza,
de la tan simbólica Plaza Libertad,
lugar de encuentro,
de lucha, de canto que sí los reconoce.

Tus huellas son hondas 
en verdad, justicia y desencuentro
de paciencia terca y humana rebeldía,
de sencillos versos cotidianos,
ofrecidos para transformar
sueños y ansias adormecidas.

Tu vida conoció sorpresas, miedos,
dolores, renuncias,
cambios, estrategias,
ciudades, pueblos, amigos nuevos.

Y búsquedas...
Tus búsquedas del silencio y de la marcha,
de la brecha y del sur de la coraza,
de la cola de paja y del país,
y del amor, sobre todo del AMOR,
del nuestro y el de los otros,
de los bravos que quedan sin abrazo y
de los que sobrevivimos al surco, al río, a la ceniza,
para que no paremos de buscarlos.

El quiere saber dónde están aquéllos,
nuestros hermanos de esta tierra desaparecidos.

Amigo del pueblo,
amigo bueno,
compañero leal del canto, del adiós honesto.

Amigo que te vas y sin embargo
tenemos tregua:
¡Aquí estás,
porque aunque la tristeza abrace
y el corazón no se calle,
quisiéramos olvidar la muerte, y que no pase...!

Ángeles Núñez Echenique

Angelesnunez5@gmail.com  

Ir a índice de poesía

Ir a índice de Núñez Echenique, Angeles

Ir a página inicio

Ir a mapa del sitio