Amigos protectores de Letras-Uruguay

A la salud de mi gente
Ángeles Núñez Echenique

Cambio los sinsabores de este año
por el futuro próximo,
advierto los errores del presente,
recalculo mis cuentas
me confirma un balance negativo.

Mastico mis ganas de vida
por continuar la rebeldía,
por no acostumbrarme:
a los niños de la calle
a la mugre y la oscuridad
la de los barrios y parques,
pero también la de alguna gente.

En vez del whisky escocés,
elijo el buen vino de la risa,
ése que se consigue en nuestra tierra,
que está al alcance de casi todos los amigos.


Aceito la bicicleta del futuro
para que no exploten las llantas
de proyectos incluyentes.

Y como llega el verano,
daré un largo paseo entre compañeras,
me detendré especialmente a conversar
con las golpeadas, 
las desilusionadas,
las hambrientas, las frustradas, 
las que molestan por sus diferencias,
las que no se cansan de reclamar
por sus derechos, y no se olvidan
del pasado reciente.

Compartiré un mate de amor 
con mis amigos,
con mi compañero y nuestros hijos,
agradeciendo la dicha de compartir 
las cosas cotidianas que embellecen la vida, 
los ideales, sinsabores y utopías,
por podernos decir lo que sentimos,
por los abrazos largos y apretados,
por los alientos
Porque juntos perdemos el miedo y
confiamos los unos en los otros.

Por las redes del sur,
y por la solidaridad de los que están
más arriba, pero al lado,

pero dejaré en alto mi copa, 
mi vaso o mis manos abiertas,
por los excluidos
de mi tierra,
porque en este desconcierto 
siguen siendo tantos,
los hambrientos, maltratados,
analfabetos, atemorizados,
desequilibrados, rechazados.

¡Salud pueblo,
por la canasta de la dignidad!

Ángeles Núñez Echenique - Montevideo, diciembre 2010

Angelesnunez5@gmail.com  

Ir a índice de poesía

Ir a índice de Núñez Echenique, Angeles

Ir a página inicio

Ir a mapa del sitio