Barro
poema de "Viejo reloj de cuco"

Selva Márquez

 

Tarde de otoño. En la calle la lluvia

amasó el barro negro

para hacerle una estatua al invierno;

y ya tiene los ojos: los charcos

que copian el cielo;

y ya tiene los brazos:

los árboles

desnudos y escuetos.

 

Entre dos eucaliptus un rancho de latas

se encoge medroso

abatido por el latigazo del viento,

sintiendo en su lomo

la misma caricia que el hombre

prodiga a los perros.

 

El invierno ya está en la cocina

preparando un amargo;

y el abuelo que tose, ya lo está esperando

hundido en las sombras

cercado del ruido del viento,

sintiendo que el barro, donde duerme la forma divina,

lo llama al descanso. ,

Todo azota el viento

y todo lo llena la lluvia y el barro.
Hasta el alma se encoge

incapaz de inflamarse de ensueños;

y se manchan de barro: las paredes del rancho,

los puños de los hombres, las palabras del tango,

¡El pico de las aves,

las alas de Eros!

 

Barro, barro, barro . . .
Ojos verdosos de los charcos;
Alma turbia de la moza que pasa cantando;

canción canallesca que inicia la guitarra: Tango!

 

Nubes negras que pasan...

arrabal amasado con hambre,

con ansia de vuelo.
Arrabal hermano

de Carriego.
Todo lleno de barro que espera la Idea!
¡Todo lleno de barro!

Selva Márquez
Originalmente en poema del libro "Viejo reloj de cuco"

Premio Ministerio Instrucción Pública Año 1934

 

Editado por el editor de Letras Uruguay 

email echinope@gmail.com /

twitter https://twitter.com/echinope

facebook: https://www.facebook.com/carlos.echinopearce o https://www.facebook.com/letrasuruguay/

linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

Círculos Google: https://plus.google.com/u/0/+CarlosEchinopeLetrasUruguay

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Ir a índice de poesía

Ir a índice de Selva Márquez

Ir a página inicio

Ir a índice de autores