Ingrávidos y gentiles

 

¿Hadas?
Claro que hay.
Tan chiquitas que no se ven,
livianas como el aire,
de ojos dorados
y voz musical.
Vinieron a mirarte en tu cuna,
sonreían,
cuchicheaban
tintineaban sus cascabeles
y eligieron
para regalarte
un prisma de siete colores
una campanita de alegría
y una pequeña caja mágica 
llena de besos
para que despilfarres
todos los días
sin que se acaben
nunca. 

Mirá: el cielo está verde...
y eso que hace así
sobre los techos
son relámpagos.
Esta es la primera 
tormenta de tu vida.

Las reinas tienen joyas
muy pesadas de oro
y mantos de terciopelo
que arrastran por el suelo.
Las princesas tienen
unicornios azules
y vestidos de tules.
Tú y yo tenemos coronas de burbujas
transparentes, que suben, suben, suben
al desprenderse de tu manito
a la hora del baño.

Las hormigas
son un poco tontas
porque nunca saben seguro
para donde van
pero no tan tontas
porque finalmente
nunca se pierden.

Uno más
y otro más
y
con cuidado
el azul
que va a caerse,
ahí está:
quedó altísima...
prrurrrrúmmm
y otra vez
a empezar de nuevo.

los globos
son justo del tamaño del aire 
que les entra adentro
y si no:
¡pum!

¿cómo puede ser 
que haya tantas migas
en este cuarto?
¿quiénes anduvieron
por aquí?
¿los pollitos?

No, todas las cacerolas, no.
Las tapas, tampoco.
Bueno, te presto dos.
Pero no hagas mucho ruido.

A ver: bastante harina
y mucha sal,
agua para hacer un bollito
y ahora, hacé con él lo que quieras
mientras dibujo.

¿Cómo pudiste 
treparte ahí
en el minuto que dejé
de mirarte?

No quiero más 
puré de bananas
ni polenta.
Son para vos.
Comételos
y no me mires así
haciendo ppdddss
con la lengua.

Cuidado.
Despacito.
Así.
Muy bien.

¿qué te hace sonreír
en sueños?
me gustaría soñar
lo mismo que tú.

rin, rin
¿será el despertador?
rin, rin
¿será una bicicleta?
rin, rin
¿suena el teléfono?
rin, riiiiiiiiiinn
¡pero! ¡es el timbre de la puerta!
¿cómo le va, señora?
qué lindo su bebito.

Todo eso fue
hace mucho.
Ahora te gusta Andrés.

Ojos marrones, pelos volados,
bufanda anudada y libros:
con largas patas de bambi
te vas a clase peleando con el sueño.

Ir a índice de poesia

Ir a índice de A. Larravide

Ir a página inicio

Ir a mapa del sitio