Amigos protectores de Letras-Uruguay

 

Si quiere apoyar a Letras- Uruguay, done por PayPal, gracias!!

 
 

Se digitalizan documentos, textos escritos en las viejas máquinas de escribir, libros, tesis, etc., a distancia.
Ud. nunca se desprende del original.
Consulte, además, por digitalización de archivos voluminosos
Carlos Echinope Arce
echinope@gmail.com

 
 

Por diversos motivos nos encontramos con textos impresos en papel, pero los precisamos digitalizados. Puede tratarse de documentos, textos escritos en las viejas máquinas de escribir y nunca digitalizados, apuntes, libros impresos, recortes de diarios, archivos particulares, empresariales, museísticos, etc. El valor de esos “papeles” nos hace temer perderlos o que se estropeen si los cedemos. También, como es natural, se reciben "originales" por correo postal.

El servicio que se ofrece es que Ud. envié por correo electrónico las fotos digitales o escaneos como imagen del texto (similar a una foto) de esos “papeles” y nosotros nos encargamos de digitalizarlos, como texto, por precios razonables. Ud. envía los “papeles” y nosotros devolvemos archivos digitalizados en Word, como texto. Más abajo algunos ejemplos de lo mencionado.

Pagos:

Desde Uruguay: ABITAB - BROU

Desde el exterior: ver modalidades: Pagos desde el exterior

 

Dirigirse a Carlos Echinope Arce

Editor de Letras-Uruguay

echinope@gmail.com

 

096 866 911

(598)96 866 911

 

Ejemplo:

Se recibió este escaneo (como imagen):

 

Se devolvió como texto:

 

Ante la muerte de Ofelia Machado Bonet

El 2 de julio dejó de existir una de las más lúcidas defensoras de los derechos femeninos, la Prof. Ofelia Machado Bonet.

Falleció ejerciendo la Presidencia del Consejo Nacional de Mujeres de Uruguay (CONAMU), institución que fundara en 1916 la Dra. Paulina Luisi, de quien la Prof. Machado fue eficaz continuadora. "Tribuna de la Mujer" no podía silenciar su voz ante un hecho de esta trascendencia, pues fue precisamente su nombre uno de los primeros en mencionarse para colaborar en esta página. Por razones de trabajo no pudo aceptar esa invitación que la halagaba, porque reconocía su erudición en el tema, su talento y la capacidad demostradas a través de largos años de investigar, proponer, expresar, discutir, prever y desarrollar planes de acción desde distintas áreas que mejoraran las condiciones de vida de las mujeres y les permitiera el pleno ejercicio de sus facultades. En el área de la mujer destacamos que fue Delegada Alterna de la Comisión Interamericana de Mujeres desde 1946 a 1980; Representante de Uruguay en la Comisión de la Comisión Jurídica y Social de la Mujer ante Naciones Unidas en dos períodos (1970-71-71); así como Representante de Uruguay en seminarios organizados por Naciones Unidas en Moscú, Estambul, República Dominicana y Londres, siendo designada Vicepresidenta en tres de ellos. Asistió a numerosas conferencias del Consejo Internacional de Mujeres, en lugares tan distantes como Bangkok, Vancouver o tan nuestros como Lima, Río y Buenos Aires. Presidenta del CONAMU, Delegada y Coordinadora del Consejo Regional de las America para Centro y Sud América, Directora del Boletín Informativo de ambas instituciones, también asistió a las reuniones que las mismas auspiciaron en Bogotá y Suriname. CEPAL la invitó como observadora a la II Conferencia Regional sobre Integración de la Mujer al Desarrollo Económico y Social de América Latina en Caracas, 1978. Fatigosa sería la lista de representaciones y actividades que desarrolló en los encuentros internacionales que también se dieron cita en Panamá, Chicago, La Habana Washington, Estambul, Israel, Pittsburgh, Asunción, El Salvador, México, Osklosh, Ginebra, etc., en las cuales diez veces fue mensajera oficial de nuestro país y de asociaciones no gubernamentales, quince.

Hasta acá sólo hemos hecho una síntesis de sus participaciones en estas reuniones, pero es necesario rescatar también cías prestigiosas publicaciones que la Prof. Machadp Bonet hizo como investigadora en el campo del quehacer femenino y entre las que destacamos: Hacia la revolución del siglo (magnifica obra que es material de consulta a nivel mundial y que deben; reeditarse por CONAMU, tal vez con una actualización realizada por la Prof. Alba Casina de Nogara); Status de la mujer en Uruguay; La mujer y el desarrollo; La mujer en los próximos veinte años; Situación actual de la mujer y Paulina Luisi. Unas y otras mantienen el mismo nivel de estudio y claridad de exposición, lo que permite una visión honesta y enriquecedora sobre los temas.

Otra faceta de Ofelia Machado está en la docencia. Recordamos que obtuvo sus cargos por concursos de oposición y méritos y fue profesora de enseñanza media y superior, así com. la primera mujer inspectora de Enseñanza y Secundaria, primera y única mujer que integró el Consejo Directivo de la Facultad de Humanidades y Ciencias. La literatura —en su carácter creativo y docente— ocupó los primeros intereses de su vida, los que luego entregó con rigor y pasión a los derecho femeninos.

El quehacer literario de Ofelia Machado en el campo édito se inicia en 1929 con un poemario Allegro scherzando, al que ella prefería olvidar, pero que sin embargo Julio Casal rescata en su Exposición de la poesía uruguaya y elogia afirmando que en ese libro el espíritu de la autora vuela iluminado de misterio sacudido de voces interiores. Luego vendrían ensayos tan enjundiosos como Delmira Agustini, José Martí, Ibsen, En el centenario de José Martí y Circunstanciales; o novelas de alcance extracontinental como Un ángel de bolsillo; Mujeres de nadie; La emboscada del sueño o Islotes en la bruma, obra teatral publicada parcialmente por la Asociación de Literatura femenina Hispánica, en homenaje que se hizo desde Estados Unidos a las mujeres hispanoamericanas dedicadas al genero. En esta obra de una institución que representó desde 1975 y a la que pertenecía Ofelia Machado desde su fundación, ella fue la única representante uruguaya.

Imposible detenerme en cada uno de estos libros mencionados que le valieron a la Prof. Machado los más altos lauros literarios de Uruguay y valiosísimas distinciones y premios en el extranjero, pero lo que sí importa señalar es que más allá de esos reconocimientos está el juicio de sus lectores que recurren a si obras una y otra vez como hito de trayectorias, como fuente e información, como venero de conocimientos avalados por su inteligencia y sensibilidad. Delmira Agustini, por ejemplo, el libro que merecería reedición oficial, pues ninguno de los muchos estudios posteriores sobre esta poetisa tiene la enjundia del de la Prof. Machado.

Nos queda aún, Ofelia Machado diplomática, Agregada Cultural de nuestras Embajadas en Cuba y Estados Unidos, como Delegada Alterna ante la OEA. Imposible acrisolar en este líneas una personalidad tan vasta y fermental, pero aunque sólo sea una reseña de sus actividades y no el mensaje de su pensar sentir, que dará lugar a otra nota, quedemos con un concepto que seleccionamos entre miles de los que recibió de todas partes del orbe: "Es tan firme, tan sin sombra, tan preclaro el valor total de Ofelia Machado —decía Juana de Ibarbourou— que aseguro que hoy nadie está aquí por compromiso, sino por voluntaria decisión y abierto afecto".

 

Ejemplo:

Se recibió este texto mecanografiado:

 

 
Se devolvió como texto:

El mensaje prístino de Sylvia Puentes de Oyenard
Lilia Ramos

Un destino brillante confiere a la niña Sylvia potencialidades magnificas, donaire y filis.

No satisfecho, en su prodigalidad le da hermosura y distinción, ¡qué empleo maravilloso hará la damita de los tesoros recibidos!

Por varios motivos, la existencia de la poetisa adquiere diafanidad ante mí. Varios años de relaciones estrechas, el fruir de intereses, el epistolario y mi especialidad -sicología dinámica- me habilitan para un mirar sutil y repercutivo. Item: su obra que he seguido en el proceso desde su nacimiento, es mina de reconditeces.

 

De inmediato, Sylvia conquista lo mejor de cada allegado para guardárselo eternamente: por su benevolencia, comprensión y sabiduría. Es una humanista de primer rango impulsada por inquietudes universales. Cuando era alumna de secundaria, fue sometida a una prueba sicotécnica demostradora de un talento enorme para las ciencias y las letras. Por vocación mayor estudió medicina casi hasta lograr el titulo. Al enamorarse, no dudó en aceptar la carrera hogareña, pero jamás ha dejado el cultivo de muchas disciplinas...ni la poesía. Sin embargo, se halla en una encrucijada áspera. Sylvia es perfeccionista. La adivino hostigada -como yo- por el espectro de las horas en fuga inevitable. Con la inglesa, piensa que:

"El tiempo perdido, se marca en el infierno". Mary Webb

El lapso cotidiano, siempre muy bien organizado, no hasta para sus innumerables ahíncos. A menudo intuyo la angustia originada en el abandono de su queridísima profesión. ¡Qué admirablemente compensa el dolor con su marido y sus tres querubines! Todo es claro en Sylvia Puentes de 0yenard. Ahí la razón de su trovar meridiano. No podría hacerlo para la ofuscación ni para el deslumbramiento a la manera de los inaccesibles a la muchedumbre que disimulan lo vacío del fondo con lo tenebroso de la forma". M. González Prada

Empero, suele llegar a un clímax y suscitar el enigma. De repente es la vida, su libro de soledad, búsquedas, anhelos y desesperanzas, una serie de agonías, vocablo en la acepción de Unamuno, señala una etapa vencida por la autora. Tal vez haya en él un tanto de esoterismo.

Sylvia maneja preciosamente su rico y delicadísimo lenguaje amatorio, libre de audacias grotescas o altísonas. Usa el idioma de "la pasión hecho de giros propios del sentimiento", el que agradaba a Condillac. Al manuscribir, de súbito se le ocurre unir palabras que resultan más pintorescas o significativas: rispamor, giraluna, gritollama, vidaamor...Metáforas singulares esmaltan versos y epílogos inesperados, complacen al gustador. Su decir escrito ofrece el encanto y la sobriedad de su plática viva y conmovida.

Mi comentario acerca de la erótica de Sylvia Puentes de Oynard, será una ligera "valoración afectiva" -Goethe-, elaborada bajo el auspicio lejano de Jules Lemaitre: entregarse al disfrute para consignar las impresiones experimentadas. No soy critica ni pretendo serlo. Vivo en ustión y así procedo. En mi juicio y no tendré la férula de clasificaciones ni de doctrinas. Espero, me tienta un diminuto asomo y vislumbro una escuela renovada.

Como John Keats, su colega, la autora sabe "colmarse de la miel de la vida". Inmersa en la realidad, aunque la azote la pena, uno huye. Sueña mucho, pero no se refugia en la fantasía mórbida. Y es aquí donde el romanticismo le impide entrar en su reino. Mas ... ciertas peculiaridades la aproximan al viejo movimiento al que ella imprime una entonación nueva. Sylvia tiene el yoismo normal que determina su individualidad fuerte en equilibrio con una asociada igualmente vigorosa. Al crear, rompe algunas inhibiciones para la obtención de la máxima espontaneidad. A menudo la empuja un repentismo irrefrenable, fruto de un desarrollo largo en el sub o inconsciente. Ella lo acoge sin temor. Esta liberación le permite un vuelo continuo en todas las direcciones vitales. Subordina la forma al tenor -de nuevo Goethe en mi archivo-:lo primero es el manifiesto original, que el atavío puede venir luego.

De los signos ortográficos, la escritora sólo usa las mayúsculas. Sus poemas están grávidos de emoción y a veces el lector se desliza y por falta de alguno, debe retroceder para su entendimiento. Una coma, varios puntos, admirativos, interrogantes, le servirían para esclarecer una idea o reforzar una imagen. A menudo, Sylvia enhila interrumpida y certeramente sus versos y todo es ludido. Por ejemplo, aquellos que empiezan:

De pronto me encuentro

con la soledad entre los dedos,..

Evalúo su numen creativo y su hontanar inextinguible de ternura y afirmo que, sin agotar el cancionero a su bienamado, su vena amorosa irá hacia Jorge Luis, Pía y Marie Noel, Y lo hará en la tesitura luminosa y devota que la ha guiado al orientarlos en la vida. Y como ella viaja a través de lo que Rilke llama "el universo de las fiebres", también se dará al realce de los conflictos humanos y de los prodigios hallados en sus dintornos, pues nada escapa a sus grandes luceros, su actitud es evidente:

"Por ti mi voz no es sólo mía,

sino que al mundo entero está tendida",,.

En Sylvia Puentes de Oyenard ha germinado una poesía novedosa, Al in novar el canto lírico, el brinda el hálito fresco, limpio, emancipado y prístino de su alma tan sensitiva y en ebullición perenne. Ella no será una voz cálida, profunda y musical en el orbe hispano-hablante: ya es en su tierra -Uruguay- y en otras americanas. Y habrá de escucharse con resonancia en todo el combés.

Si Romain Rolland hubiera conocido a Sylvia Puentes de Oyenard, habría dicho que posee "el efluvio misterioso de los espíritus que se impregnan de Dios».

 

Mayo del 74.

 

 

Ejemplo:

Se recibió esta foto:

Se ingresó a Letras-Uruguay como texto:

 

                    -XVII -

Revolucionario consecuente;
a lomo de metralla elaboraste leyes
ante la intriga de los cobardes,
frente a la desolación de los débiles
a la irreflexión de los mezquinos.

Tu voz se hizo canto de justicia
administrada por todos los caminos;
por ese amor sin mácula,
sacrificaste títulos de oferta,
cadencia servil de los grupos en caída
que ofrecen todo para no dar nada
y sostener sus privilegios y torpezas.

Descerrajaste el portón del México moderno
Antes y después de ti, ¡Señor de la verdad!
de la Justicia,
del valor y la constancia.

Hechos, hechos, hechos,
gritas desde tu tumba tridimensionada,
desde la rotonda que crece con tu nombre,
desde la Sala que en el Palacio Nacional te dedicamos;
hechos, hechos, hechos
que llevan la verdad a tus oaxacos...
que les permiten vivir de sus esfuerzos,
de tus leyes, tu ilusión y tu muerte.

La sencillez de tu cuna,
-entre montañas y valles bravíos-,
se pinta en los "apuntes" a tus hijos,
que lo fueron muchos
a tus nietos que lo somos todos:
abuelo impertérrito, insobornable y bueno.

¡Señor de la Reforma!,
la envidia humana,
la tina de la historia patria,
de la historia americana y de la Tierra,
no podía estar ausente de tu vida clara
de tu imagen transparente... de tus actos.

También de ti, ¡Caballero de la acción!
¡de la inflexibilidad legal!,
También a ti ocurrieron las jaurías de lambiscones
arrinconados tras sus miasmas,
pletóricos de baba y ambiciones,
sin principios para tu doctrina:
que es ruta, es senda aún, de nuestras vidas.

                    -XVIII-

Todas la vidas, ¡Comandante del Tercer Mundo!,
tienen su final:
suave y sin tensiones, a veces
dolorido y tremendo otras.
                                       El tuyo...
 
 

El trabajo completo en:

http://letras-uruguay.espaciolatino.com/aaa/barcelo_r_victor_manuel/juarez_poemario.htm

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Echinope, Carlos

Ir a página inicio

Ir a índice de escritores