Sea socio fundador de la Asociación de Amigos de Letras-Uruguay

 

El gran dios fenicio El
Hyalmar Blixen

Desde luego debemos considerar que el estudio de la literatura fenicia tiene para nosotros cierta dificultad, por la cantidad de dioses que figuran en ella. Concretando, ¿cuáles son? Ishtar (la gran madre) inicialmente sólo de Mesopotamia, pero su nombre se extendió por otras naciones y es la deidad de las fuerzas de la naturaleza y tiene además carácter sexual, y de acuerdo a su deseo se suponía que se produciría la fecundidad y la procreación. El esposo de ella es Adón, el elemento masculino, que produce la vegetación, pero que muere y resucita, lo que significaba una explicación de los cambios de la naturaleza. A éste se le decía Tammuz en Mesopotamia, Attis en Asia Menor y Adonis en el mundo helénico.

Otro dios era Mekante. En la colonia cartaginesa se le llamaba Melhart; su concepto era similar al del Heracles griego, y se le trató con un respeto mayor en Tiro.

Asimismo había divinidades menores, como ser: Dagón, que era un dios pez, similar a las creaciones de éste en las colonias mesopotámicas y cananeas; otro, Esau, tenía dos caracteres, pero el principal era el de ser inventor de la navegación; otro dios, el de la curación era Eshmun; el patrón de los pescadores y marinos era Milk (o Molok); el consejero de El, al cual se le atribuía el invento de la escritura era Toth; en cuanto a Anat  era la deidad de la guerra, y Tanit tiene un concepto similar al de la Artemis griega; y Reschauf tenía un parecido con Apolo (o Febo). Esto es si pensamos en los textos del mundo oriental asiático; pero en Cartago los nombres eran diversos, a saber: Rabatumma, Ylat, Sakon, Aris, Tsafón, Escheman, Tanit, Baal Amon, Meikart. El más persistente fué el culto de Molok, que duró hasta la caída de Cartago.

Imagen del dios El venciendo a dos leones, tallado en el mango del cuchillo ceremonial de Gebel el-Arak.

Pero El sigue siendo el más importante: aun entre los hebreos antiguos se le cita; en los escritos del génesis bíblico (XIV-19) cuando Melchsedek, el rey de Salem bendice a Abraham en nombre de El-Elyan. A veces se nombra a "El" y el plural era "Elhoim", cuando se hace referencia a la fundación del mundo. Pero en realidad era una divinidad, la más importante en una suceción de pueblos, de razas mezcladas, que los griegos llamaron "Phoeniki" (hombres rojos) que luego lo derivamos a la palabra fenicios.

En esa región, según varios investigadores, unos pueblos invadieron sucesivamente a otros; no vamos aquí a citarlos, pues sería para este caso una presentación demasiado extensa y compleja. Los fenicios adoraban un dios importante; era como dijimos "El", pero asimismo había otro, que resultaba también un señor y que en buena extensión de regiones era llamado "Ba-al, y además creían en muchos dioses y diosas que poseían sus cargos e incluso se reunían en algo que hoy diríamos parlamento, valga la palabra. Y algunas deidades de otras naciones ocuparon esas tierras en algún momento, como ser Ishtar, de procedencia mesopotámica, cuyo nombre recibió variantes fonéticas; y es la que terminó, en Europa, llamándose Afrodita.

La literatura fenicia, se halla muy destruída, desde luego, por las dificultades idiomáticas y por partes no conservadas, porque los fragmentos escritos están llenos de renglones donde las palabras que los encerraban están destruídas. Trataremos en este artículo, de dar algún conocimiento a propósito de "El".

Era considerado el creador del mundo, "el fuerte", y desde luego, el primero de todos.

Y aquí vale la pena hacer una reflexión derivada de intensos estudios. "El" es aquí el nombre del ser supremo entre los fenicios. Pero ¡cuántas guerras religiosas se produjeron por la ignorancia de los pueblos primitivos, y quizá aún, de los actuales porque cada pueblo, a la fuerza suprema que conciben y creen deidad universal única, les disgusta que otras naciones les den distinto nombre! Si dijésemos por ejemplo, la palabra "mesa" en diez lenguas distintas ¿dejaría de ser "mesa"? Y así la idea de una fuerza suprema, que cada vez tiene que considerarse lo más grande posible, ¿dejaría de ser la misma que han concebido otras naciones? Cierto que unos pueblos han desarrollado más cultura que otros, más ciencias y sobre esa divinidad suprema, puede no haberse vislumbrado tanto en otras de menos pensamiento científico. Porque en occidente se llama Dios derivado de Theos, Deus, etc. , ¿debe ser distinto de Alá? Otros pueblos lo ven más distinto, incluso lejos de la visión de otros dioses, pero son a menudo pueblos con menor profundidad en sus meditaciones.

Los pensadores importantes de las distintas naciones concebían una deidad grande que al ser humano no le cabe conocerla bien. Si Diógenes Laercio expresó, en su teismo: "todas las cosas estaban dispersas; de ellas pues vino el Nus (o Nous) que las separó. Y Anaximandro cuando habla del Apeirón (el Infinito en griego), alude a una sustancia incorruptible que no tiene principio ni límite, que es ingénita, es decir "no engendrada". Y Diógenes Laercio aclara que para Anaximandro "las partes del infinito cambian, pero el infinito, en sí, es inmutable". Y el Apeirón es divino, puesto que es inmortal.

Pero nos hemos ido demasiado lejos. Cierto que los fenicios no llegaban a tanto, pero lo que deseo señalar es que la existencia de un dios considerado supremo, no debe ser motivo de guerras religiosas, porque el pueblo le da a su concepción de un Ser creador y bueno, un nombre, y quiere obligar a admitir que no es otro, porque un pueblo distinto emplea diferente palabra para expresarse a propósito de él.

Pues bien: cierto es que los fenicios no habían avanzado tanto, pero volviendo a sus concepciones, la esposa de El era llamada Asherat-yan (que significa "la Protectora del Mar"). Se considera a El una deidad justa y sabia pero que delega los poderes en otros seres. En tanto, El ordena que se le edifique un palacio en sus tierras y ordena que lo haga el dios artífice, que se llama Kotar-Wa- Hasis. Y el nombre de su palacio será el de Husan-Zur-Kas.

Tiene un hijo, no se sabe si es mayor o menor, o simplemente "el que más quiere" y que se llama Yamm y ordena también al mismo Kotar-Wa-Hasis, que a su hijo construya un palacio. Al referirse a Yamm siempre agrega: "erige el palacio al Juez Nahar" ¿será un atributo de Yamm? ¿Será un título? ¿Qué significa Yamm?

Aparte de esto, tras cantidad de versos que faltan por la destrucción del texto en el que hay palabras sueltas que nada agregan al fondo, se sabe que Ashtar, también quiere un palacio, y que el dios Sol, llamado Shapsh, que tiene el epíteto de "Antorcha de los dioses" al ver a Ashtar tan disgustada, le dice, algo así como esto:

"-Si tu padre, el Toro El no te oyese, yo arrancaría los pilares de su morada".

El tiene el apodo de Toro, que debe ser quizá un símbolo de su valentía y fuerza o un aspecto de antigua religiosidad. ¿Sería alusión al dios Toro?. Aparte de esto, ella parece decirle: "-Me has alejado del trono de tu realeza, de la sede de tu dominio".

Hay problemas personales entre otros dioses; desde luego entre Yamm y Baal. Hay muchos dioses de menos atributos que constituyen el llamado "Cuerpo Reunido", una asamblea de los dioses que se reúne en el llamado monte Lala, a discutir, los asuntos que se plantean. Como ejemplo de una polémica entre dioses, cito el fragmento en el cual Yamm envía mensajeros a la asamblea de los dioses para enfrentar a Baal; este dios sirve a El como una especie de secretario, o algo similar. Y les encomienda a los enviados lo siguiente:

            "-No caigáis a los pies de El.

            No os prosternéis ante el "Cuerpo Reunido".

            Altivamente, de pie, decid vuestras palabras:

            que den a El (Toro padre) este mensaje de Yamm,

            vuestro dueño, el Juez de Nahab".

Y los mozos llegan al monte Lala, donde presidía El, atendido en ese momento por Baal, solicitando que se le entregue a éste (llamado también el hijo de Dagón) como prisionero.

¿Y qué ocurre luego en esta dura contienda?

Los dioses de la asamblea están sentados para comer todos juntos, y cuando ellos ven que llegan los mensajeros de Yamm, por respeto bajan sus cabezas hasta sus rodillas, sentados en cada uno de los tronos de sus principados y Baal les dice a estos:

"- Veo que los dioses están amedrentados a causa del terror que le producen los mensajeros de Yamm. Levantad dioses vuestras cabezas que apoyáis en  las rodillas. Yo responderé a los mensajeros de Yamm".

"Los mensajeros no caen a los pies de El , el supremo;

            no se prosternan ante "el Cuerpo Reunido".

            Altivamente, de pie, dicen sus palabras.

            Fuego, fuego ardiente relampaguea,

            y afiladas espadas son sus ojos:

            y dicen a El que son mensajeros

            de nuestro señor el dios Yamm.

            Entregad al dios Baal con un cortejo.

            A aquel que las multitudes veneran

            dadnos a Baal (para que quien nos manda

            se enseñoree en él), en el hijo de Dagón

            cuyo despojo yo poseeré."

Ante esto, el propio El se siente dispuesto a ceder dado el poder que por ahora tiene Yamm. Pero Baal se airó. Con la maza en la mano se enfrentó a los mensajeros de Yamm y luego va hasta donde se halla el propio Yamm y le solicita a Kotar-Wa-Hasis dos mazas sagradas a las que llama Yagrush (auyentador) y luego a Ayamur (expulsador). Y con estas dos mazas mágicas lo golpea a Yamm.

¿Cómo termina esto? Lo veremos en el próximo artículo.

 

Hyalmar Blixen
Suplemento Huecograbado "El Día"

Enero de 1973

 

 

 

 

Ir a página inicio

 

Ir a índice de Ensayo

 

Ir a índice de Blixen, Hyalmar

 

Ir a índice de autores