Amadis de Gaula en la ruta de Don Quijote
Hyalmar Blixen

 

Amadís de Gaula (Libro I).

Portada de la edición de Roma (1519)

“Amadís de Gaula” es una novela de caballerías, es decir de hechos y andanzas de caballeros, que para serlo debían cumplir un ritual complejo y jurar un código que llegó a alcanzar veintiséis artículos, relacionados con el servicio de Dios, de su rey y su patria, de los débiles, de las mujeres en general, el mantenimiento de la palabra dada, la cortesía y la humildad, so pena de ser expulsado de la Orden. Esta comenzó a formarse a partir del Siglo X y continuó por lo menos hasta el XII, y luego, ya en decadencia, siguió dando un ejemplo que fue a menudo seguido en las guerras posteriores, aunque ya no existieran caballeros andantes. No debe olvidarse que en la Guerra de los Cien Años, en instantes previos a las batallas, los adversarios se saludaban quitándose los sombreros, y como muestra de cortés heroísmo se decían: -“Tirad primero, caballeros franceses”. Y éstos replicaban: -“Tirad primero, caballeros ingleses”. En una época, sin embargo, de tremenda inseguridad personal, había también dueños de castillos que eran verdaderos bandidos, que se apoderaban de los que pasaban cerca y los encerraban en mazmorras.

Para paliar tantos desmanes surgió la Orden de Caballería, al principio escrita por calígrafos y con ilustraciones de bellos colores. Tras el invento de Gutenberg, la xilografía sustituyó a las miniaturas y la imprenta a los amanuenses. En ese clima apareció “Amadís de Gaula”.

Síntesis del libro 

Hijo de unos amores secretos del rey Perión de Gaula y la princesa Elisena, es puesto en un arco, en un episodio inspirado en el de Moisés. Lo recoge el caballero Gandales y lo cría como a su propio hijo, Gandalín. Se le llama entonces simplemente “el Doncel del Mar”. Cuando, más tarde el rey Perión, vuelto de una guerra, se casó con Elisena, nada sabían de la suerte del niño.

El autor de la novela insiste mucho en la varonil belleza física del Doncel, que es educado por Gandales en las estrictas normas de la caballería, junto con Gandalín. Más adelante, enviado a otro reino, el del rey Lisuarte, se enamora de la princesita Oriana, a cuyo servicio se le pone como paje. Como Oriana se ha fijado también en el Doncel, aprovecha el hecho de estar de visita el rey Perión de Gaula, a quien pide haga caballero al Doncel, a lo que accede sin saber que se trata de su propio hijo.

Realizado el ceremonial, empiezan diversas hazañas de Amadís; y más se acrecienta su renombre. Gandalín lo acompaña como escudero. Y así, de aventura en aventura llegan al castillo de Arcalaus el encantador. Los encuentros que a través de la novela tienen ambos, hasta un final en el que queda mejor Amadís, simbolizan la eterna lucha entre el bien y el mal, la virtud y el vicio, la hidalguía y la deslealtad.

Amadís penetra en el castillo de Arcalaus, maltrata a los guardianes que cuidan las mazmorras y libera a cantidad de caballeros y damas a quienes el encantador tenía prisioneros. A la mañana siguiente llega Arcalaus, combaten largamente y cuando el Doncel del Mar está por vencer a su adversario, éste retrocede hasta una cámara mágica. Al entrar en ella Amadís, cae al suelo víctima del hechizo. Arcalaus viste sus armas y se ufana de haber derrotado y muerto a tan fuerte caballero, lo que causa consternación entre sus amigos y por supuesto en Oriana, a la que el hechicero logra raptar. Pero el elemento sobrenatural se acentúa en la obra.

Urganda, hada que lleva el apodo de “la Desconocida”, deshace el hechizo que pesaba sobre Amadís, el cual torna a sus aventuras. En campo abierto combate con Arcalaus y rescata a Oriana. Esta entonces, es la que da los primeros pasos para premiar a Amadís, porque la moral caballeresca no era la moral burguesa. Si un caballero se hubiera deshonrado de abusar de su triunfo, la doncella, por sí misma, frecuentemente se ofrecía en galardón, segura de que su galán le sería siempre fiel. De ellos va a nacer Esplandián, que será motivo de otra novela de caballerías. 

Más adelante, a causa de una espada y un anillo dejados en el arca por Dioleta y reconocidos por Perión y su esposa, el “Doncel del Mar” se convierte en Amadís de Gaula.

Dentro de sus múltiples aventuras destaca la de la ínsula Firme. Quien penetra en su castillo encantado hasta la cuarta cámara y soporta en la oscuridad la multitud de golpes invisibles que le daban armas encantadas, vencería ese hechizo y se convertiría en señor de esa ínsula. Amadís triunfa donde tantos habían fracasado. Y también pasa bajo el Arco de los Amadores, que hacía sonar una música, si el caballero o la dama hubiesen sido fieles a la fe jurada. Sin embargo diversas intrigas entre las cuales había jugado su papel Arcalaus hicieron creer a Oriana que Amadís la había dejado por otra mujer. Tras pruebas falsas, Oriana le escribió a Amadís una carta muy dura en sus términos, ordenándole que nunca se presentara ante ella.

Amadís queda atónito y lleno de dolor decide renunciar al mundo; deja a su escudero y amigo Gandalín el gobierno de la ínsula Firme, llega a la orilla del mar, se despoja de su armadura y pasa a morar en un islote donde vive un ermitaño, islote llamado la Peña Pobre.

Ahí pasa el tiempo y un día sabe que Oriana está desesperada de la injusticia que ha hecho a Amadís sin saber si ha muerto o no.

Entonces deja la Peña Pobre y vuelve a la lucha, pero de incógnito. Viste armaduras negras y se hace llamar Beltenebros. Sus hazañas empiezan a comentarse como antes se hacía con las de Amadís y en una liza, en la que combaten caballeros, contra encantadores y gigantes, en el momento de vencer, se levanta la celada y se hace reconocer como Amadís. En el libro IV es cuando Amadís tiene su tremendo combate con el Vestigio, de hórrida descripción. Al fin, Amadís y Oriana se casan.

El discípulo manchego

Aunque el héroe cervantino cita hazañas de muchísimos caballeros, a quien tiene más presente es a Amadís de Gaula, pues repite casi todos los hechos que hemos seleccionado. Se hace armar caballero, aunque en una posada se cree castillo; lucha contra gigantes (que sólo son molinos de viento) hace penitencia en Sierra Morena como Amadís en la Peña Pobre; deja la ínsula Barataria a Sancho, su escudero, desdeña lo que cree amor de Maritornes porque no puede faltarle a Dulcinea, episodio también de Amadís, lucha en el castillo del moro encantado como Amadís en el de Arcalaus, aunque con menos fortuna... Lo que en un libro está escrito en serio, en el otro en broma, si es que se trata de broma.

Pero en el fondo de todo ¡cuánto sabía y cómo admiraba Cervantes las novelas de caballerías! Y especialmente el Amadís, de los pocos que se salvaron de la hoguera tras el escrutinio realizado entre el cura y el barbero en la casa de Don Quijote.

 

Hyalmar Blixen
Diario "Lea" - Montevideo

19 de octubre de 1988

 

Editado por el editor de Letras Uruguay

Email: echinope@gmail.com

Twitter: https://twitter.com/echinope

Facebook: https://www.facebook.com/letrasuruguay/  o   https://www.facebook.com/carlos.echinopearce

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/carlos-echinope-arce-1a628a35/ 

Círculos Google: https://plus.google.com/u/0/+CarlosEchinopeLetrasUruguay

 

Métodos para apoyar la labor cultural de Letras-Uruguay

 

Amadís de Gaula y la literatura caballeresca

Publicado el 15 abr. 2016

Conferencia de Mª Carmen Marín Pina en el ciclo Caballeros, pícaros y pastores. La novela que leyó Cervantes y la que escribió, con motivo del IV Centenario de la muerte de Cervantes. 29 de marzo de 2016

http://www.march.es/videos/index.aspx...
http://www.march.es/

Libro predilecto de don Quijote y causa de su locura, el Amadís de Gaula es el paradigma de los libros de caballerías, "los best sellers del siglo XVI" –como afirma la profesora Mª Carmen Marín Pina–. Agrupados en series de libros, de autoría diversa y sometidos a procesos constantes de reescritura y actualización desde época medieval, narran la vida y las aventuras bélicas y amorosas del arquetipo del héroe, en tono fantástico y conforme a los valores cortesanos de la época: la honra, la fe y la lealtad al rey. Cervantes parodiará en el Quijote varios de los tópicos del género, como el manuscrito encontrado o las cartas de amor.

Audio completo en http://www.march.es/conferencias/ante...

 

 

Amadís de Gaula: Quinientos años de libros de caballerías

 

 

Quijote: Biografía de un libro

 

 

 

 

 

Ir a página inicio

 

Ir a índice de Ensayo

 

Ir a índice de Blixen, Hyalmar

 

Ir a índice de autores