Amigos protectores de Letras-Uruguay

 
 

Reportaje a Magdalena Ruiz Guiñazú , con motivo del comentario de ”La casa de los secretos”

por Horacio Semeraro
horacio.semeraro@hotmail.com 

 
 
 
 

- Después de dos libros impactantes como Secretos de Familia y Héroes de un país del Sur, que pasaron de medios audiovisuales a la imprenta, ¿cómo surgió la idea de una novela netamente literaria? ¿Fue una asignatura pendiente?
- Yo tenía escrita una parte de La casa de los secretos y fui la primera en sorprenderme porque Secretos de Familia y Héroes de un país del Sur tuvieran tanta aceptación. En general los productos televisivos provienen de lo literario y aquí fue al revés. Sin embargo, siempre fueron proyectos distintos.

- ¿Cuánto hay de autobiográfico y cuánto de ficción en La casa de los secretos?
-  Es una mezcla. Hay muchos episodios vividos, otros son absolutamente inventados. Siempre me ha gustado imaginar lo que, como decía Tomás Eloy Martínez, "...si no es cierto, merecería serlo".
 
- Ser una periodista tan reconocida ¿limitó su capacidad de expresión  a la hora de  narrar los hechos políticos o religiosos y las actitudes asumidas por los personajes?
- Para nada. Creo que después de más de 20 años de un programa cotidiano, el periodista se muestra tal como es y su historia personal es también conocida.

- Una de las protagonistas principales asiste a las honras fúnebres en honor a Evita. ¿Este hecho está dentro de la ficción o de lo autobiográfico?
- Esto es absolutamente cierto. Fui con mi hermana mayor y el relato corresponde a la realidad.

- Es fascinante esa abuela tucumana en su salida a la Confitería París con su nieta, la protagonista. ¿Existió realmente o es inventada? 
- En realidad la abuela tucumana es la que me hubiera gustado conocer. Aunque no existió, esa es la imagen que inventé para ella. No conocí a mis cuatro abuelos pero trato de ser una abuela "recordable".

- La novela transcurre en dos planos, el de la vida de la familia y el histórico. ¿Cuál le causó más satisfacción escribir? 
- Los dos. Es también como volver a ver las películas que siempre recordaremos.

- Escribir sobre lo vivido es indudablemente hacer catarsis y a veces suele ser doloroso: ya no hay vuelta porque podemos cambiar el presente o el futuro pero no el pasado. ¿Lo vivió así en determinados momentos?  
- No, realmente. Me gusta mucho escribir y fantasear. Además, como puede leerse, "el pasado no está en venta".
 
- Volver a la casa donde se vivió, ¿no es "matar un poco los recuerdos", si ya todo cambió?
- Nunca hay que volver a las casas "de antes"... Es muy traumático y no sirve.


- ¿Cuánto tiempo le llevó escribir el libro?
- Un año aproximadamente. Mi horario de levantarme a las cuatro de la mañana hace que escriba cuando puedo.

- ¿Qué se siente cuando sale un libro tan interesante "de sus propias tintas"?
- Escribirlo me produjo mucha alegría y esfuerzo. Me gustó hacerlo

Horacio Semeraro
horacio.semeraro@hotmail.com
 

 

Publicado, originalmente, en La Gaceta Literaria, suplemento de La Gaceta (Tucumán). el domingo, 26 de Febrero de 2012

 

Ir a índice de América

Ir a índice de Semeraro, Horacio

Ir a página inicio

Ir a mapa del sitio