Si el lema de Piglia fue “escribir mucho, publicar poco”, por suerte para los lectores queda una galaxia de materiales por leer y releer. Esa carrera contrarreloj para concluir la serie “vivir, escribir, ser leído” tiene una explicación. El escritor sabía, como lo expresó en el primer tomo de Los diarios... que “la verdadera legibilidad siempre es póstuma”. Por un relato futuro. Conversaciones con Juan José Saer es otra de las obras que serán editadas, también este año. Se trata de una edición corregida de una obra de pequeña tirada realizada en España en 2016. Los casos del comisario Croce es un libro de doce cuentos, ocho de ellos inéditos. El escritor empezó a trabajar en los relatos del comisario Croce al mismo tiempo que avanzaba en Blanco nocturno, la novela donde es uno de los protagonistas. “Me gusta el hombre, por su pasado y por el modo delirante con que afronta los problemas que se le presentan”, admitía el escritor, que publicó uno de esos cuentos, “La película”, en el suplemento Verano/12.

Escenas de la novela argentina reúne la serie de clases que dio en la Televisión Pública durante 2012. A cada clase, Piglia agregó cuatro comentarios complementarios. También se publicará la edición definitiva de todos sus cuentos, revisados por él mismo, con el título Cuentos Completos, además de Un día en la vida, una nouvelle que integra el tercer tomo de Los diarios de Emilio Renzi, “cuya futura edición como libro separado fue un deseo expreso del autor”, según precisa su agencia literaria. Hay cuatro obras que quedaron parcialmente revisadas por el escritor, entre ellas Teoría de la prosa, una revisión y edición de un seminario que dictó en la Universidad de Buenos Aires en 1995. Seis de las nueve clases fueron corregidas por Piglia en su totalidad; la transcripción y edición de las últimas tres estará a cargo de Luisa Fernández, que seguirá el procedimiento que el escritor dispuso para las seis primeras exposiciones. Las tres obras restantes son China, 1973. Fragmentos de un diario, La Argentina en pedazos y otros prólogos y Ensayos Completos. También hay un extenso archivo digital y en papel, de material inédito, notas, documentos y fotografías, organizado por temas y títulos, cuya revisión llevará un largo tiempo. Todos estos materiales, incluyendo los cien cuadernos manuscritos de los Diarios, una parte de su biblioteca, y el archivo completo del autor, fueron depositados por Piglia en la Firestone Library de la Universidad de Princeton, de la que era profesor Emérito, y estarán a disposición de los investigadores. El escritor no dejó nada librado al azar. Por escrito dejó instrucciones y comentarios sobre todos sus proyectos, planes, fechas de publicación y estado de cada uno. Estos documentos serán los que guiarán el trabajo de Luisa Fernández y Patricia Somoza, quienes asistirán a Beba Eguía, para garantizar a los lectores la calidad y autenticidad de las futuras publicaciones.