Métodos para apoyar a Letras-Uruguay

 

Si desea apoyar a Letras- Uruguay, puede hacerlo por PayPal, gracias!!

 

Nicolás Guillén: un cronista retrata la ciudad
por Jesús Dueñas Becerra
jesus@infomed.sld.cu

 

Yanetsy León González es la autora del libro Nicolás Guillén: un cronista retrata la ciudad, laureado con el Premio Calendario 2013 (Ensayo), que otorga la Asociación Hermanos Saíz (AHS), y publicado por la Casa Editora Abril.

En ese volumen, la también periodista e investigadora agramontina analiza in extenso un tema prácticamente «virgen» en la vasta producción intelectual y espiritual del Poeta Nacional Nicolás Guillén (1902-1989): el ejercicio periodístico, ennoblecido por el venerable padre Félix Varela y Morales (1788-1853), José Martí y Pérez (1853-1895) y don Enrique José Varona y Pera (1849-1933), entre otros ilustres profesionales de la prensa, cuyos méritos han trascendido nuestras fronteras geográfico-culturales.

En ese enjundioso ensayo, se destaca la afición del presidente fundador de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) a la crónica como género periodístico de su predilección a la hora de reflejar las luces y las sombras que iluminan u oscurecen a las ciudades cubanas y latinoamericanas, donde el autor de Motivos de son viviera y residiera temporal o definitivamente.

León González pesquisa, desde una nueva óptica, el fértil periodismo de Guillén, y con ello, contribuye —decisivamente— al desarrollo de la cultura cubana, ya que ese enfoque sui generis forma parte de los estudios espaciográfico-literarios, que apenas comienzan a dar sus primeros balbuceos en nuestra plataforma insular.

Ante todo, habría que definir qué entiende el poeta y periodista camagüeyano por crónica, percibida como la descripción —desde una vertiente objetivo-subjetiva por excelencia— de un hecho real o ficticio, cuya lectura conmueve las fibras íntimas del espíritu humano.

Por otra parte, lleva impresas las huellas digitales del cronista, y deviene un género que se balancea, con cierta elegancia y un especial toque de distinción, entre el periodismo y la literatura. Si alguien lo duda, que se sumerja en las páginas de las crónicas norteamericanas, salidas de la ingeniosa pluma del Apóstol durante su exilio durante tres lustros en las entrañas del monstruo imperialista, que recién comenzaba a mostrarles sus afiladas garras a los pueblos latinoamericanos y caribeños.

Ese texto registra la relación mágica que estableciera Nicolás Guillén entre periodismo, poesía y espacios citadinos, ya que fundía en cálido abrazo esos tres componentes básicos indispensables y los llevaba a la página en blanco, con apoyo en el paisaje natural y humano que ofrecían, en aquella época socio-histórica, las ciudades de Camagüey, donde residiera durante la niñez y la adolescencia, y La Habana, donde residiera durante la adultez y hasta su lamentable deceso, así como las urbes de Nuestra América que visitara durante sus numerosos periplos por el exterior.

Sin embargo, el bardo agramontino no se quedaba en la mera descripción de las ciudades que focalizaran su atención periodístico-literaria, sino que realizaba un profundo análisis de las grandes diferencias que había entre las clases con suficientes recursos económicos (la minoría), y las grandes masas poblacionales que carecían de los medios más elementales de supervivencia (la mayoría).

Con base en los resultados de esa indagación social, precisaba las causas de tan abismales diferencias que presentaban los pueblos latinoamericanos y caribeños, y además, señalaba como principal responsable de ellas al poderoso vecino norteño y a las oligarquías nacionales, que vendían las riquezas naturales y espirituales al amo yanqui a cambio de prebendas materiales y ayuda militar a sus gobiernos «democráticos», y en no pocos casos, dictatoriales.

Según León González, Guillén « […] defendió [la ciudad] como escenario para la vida espiritual del hombre [y la mujer]. La representó diversa e imaginable. Pudo leerla por su condición de aguzado observador, y así escribir el texto urbano. Esa habilidad le permitió [reseñar] la crisis del espacio público en sus dos dimensiones: como elemento ordenador y polivalente, lugar de intercambio y de vida colectiva, y también como elemento de continuidad, de articulación con las distintas partes de la [urbe], de expresión comunitaria y de identidad ciudadana»[1].

Nicolás Guillén: un cronista retrata la ciudad es un libro estructurado en tres grandes capítulos, redactado con un lenguaje elegante y sustentado en sólidas fundamentaciones conceptuales y teórico-metodológicas. De ahí, que se trate de un volumen que rescata del «baúl de los recuerdos», donde —al parecer— dormía el sueño eterno, una cuestión entrañable: la visión del Poeta Nacional acerca de lo urbano, y en particular, de las ciudades del continente americano y el cuerno caribeño que él recorrió.

Yanetsy León González es licenciada en Periodismo y Máster en Cultura Latinoamericana por la Universidad de Camagüey. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y de la AHS. Coordina las páginas de Cultura y mensual de lecturas «La Hendija», del semanario Adelante, que se edita en la Ciudad de los Tinajones. Obtuvo el Premio Nacional de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena 2011, que confiere la AHS.
    

[1] León González, Yanetsy. «Fundar con la palabra», en Nicolás Guillén: un cronista retrata la ciudad. Casa Editora Abril, La Habana, 2013: p. 95.

Jesús Dueñas Becerra - psicólogo, crítico y periodista
jesus@infomed.sld.cu
 

Publicado, originalmente, en "La Jiribilla" Revista de cultura cubana http://www.lajiribilla.cu/ Nº 700

 

Link: http://www.lajiribilla.cu/articulo/8836/nicolas-guillen-un-cronista-retrata-la-ciudad  - La Habana, 11 de octubre al 17 de octubre de 2014
 

En Letras-Uruguay ingresado el presente trabajo el día 9 de junio de 2015


Autorizado  por el autor, al cual agradecemos.

 

Ir a índice de ensayo

Ir a índice de Dueñas Becerra, Jesús

Ir a página inicio

Ir a índice de autores