Nuestro fin de semana
Roberto Cossa

PERSONAJES

Beatriz Raúl Alicia Elvira Daniel Sara Carlos Jorge Fernando

EL SÁBADO

ESCENA I

LAS CUATRO DE LA TARDE

 

(Toda la obra se desarrolla en el mismo escenario; el patio interior de la casa de RAÚL y BEATRIZ, situada en el sector alto de San Isidro, en la provincia de Buenos Aires. Una medianera y una glorieta, que cubre una parte, le dan un aspecto íntimo, acogedor. A la derecha,  dos escalones más arriba, la sala posterior de la casa, usada como comedor diario o sala de estar. A foro, en el extremo del patio que limita con la casa, una salita a la calle y que no se ve. En el centro del patio, una mesa pequeña y varias sillas. En la sala, de frente al público, una heladera eléctrica; junto a la pared de la derecha un aparador y más al centro una mesa. Detrás del aparador, una salita que da al comedor de la casa, a la cocina y a la calle; delante, otra que conduce a los dormitorios. Al levantarse el telón son las cuatro de la tarde de un sábado a fines de noviembre, prematuramente cálido. En escena se hallan BEATRIZ y ELVIRA, su hermana, quien cose unas prendas, mientras aquélla hojea una  revista de modas femenina. Durante un prolongado momento permanecen en silencio, aparentemente lejanas una de otra.)

 

ELVIRA (Para sí, con un suspiro.) Ya estamos a fin de noviembre. Pronto llegarán las fiestas y se acabará otro año.  ¡Dios mío, qué rápido se pasó! (A Beatriz.) ¿No te resultó corto el año?

BEATRIZ   (Distraídamente.) Como todos los demás...

ELVIRA Este año pasó como un soplo (Pausa.) Creo que no podría recordar nada de lo que hice estos once meses. El primero de año la pasamos en la casa de la familia de Raúl... y la Navidad también. Fueron dos reuniones muy agradables... ¡El papá de Raúl es tan divertido! (Pausa, luego algo patética.) ¡Dentro de un mes volverá a ser Navidad!... ¡Oh, es horrible que se vaya así la vida!

BEATRIZ ¡Elvira! Estás hablando como si fueras una vieja!

ELVIRA Es que ya soy una vieja, Beatriz.

BEATRIZ ¡Tonterías! No me llevás más de dos años y yo me siento muy joven. (Le muestra un modelo.) ¿Te gusta para mí?

ELVIRA Sí, es lindo; un poco escotado quizá.

(Beatriz prosigue hojeando la revista y se hace un prolongado silencio.)

Beatriz... estuve pensando... voy a tener que conseguirme un trabajo. La pensión de papá ya no me alcanza para nada.

BEATRIZ Me parece muy bien; además te vas a distraer un poco.

ELVIRA Sí, tendría que hacerlo, pero... ¿de qué puedo trabajar? No tengo ningún oficio, no sé desenvolverme en una oficina... y a mi edad...

BEATRIZ Todo el mundo trabaja; si te lo proponés algo vas a encontrar.

ELVIRA ¡Oh, pero yo soy una inútil! No hice nada en mi vida, excepto coserme la ropa. Ni siquiera de sirvienta podría emplearme.

BEATRIZ Nunca tuviste necesidad de hacer nada; ¿por qué vas a considerarte entonces una inútil? Si realmente estás decidida a trabajar podemos hablarle a Raúl; seguramente él te podrá conseguir algo.

ELVIRA No sé... no sé... tal vez tengas razón vos. (Pausa prolongada. Luego con cierta vacilación.) También pensé en alquilar una pieza por aquí; San Isidro me gusta, es un lugar tan tranquilo... (Nueva pausa.) ¿Sabés Beatriz?, en la pensión me siento muy sola. Si viviera por aquí cerca podría visitarte más seguido. Antes era distinto, estaba Clarita y nos pasábamos las horas charlando. Pero desde que ella se fue no tengo con quién conversar.

BEATRIZ ¿Y aquella chica de la pieza alta?

ELVIRA ¿Marta? Dejó de visitarme hace un tiempo. Es muy joven y seguramente se aburría a mi lado. Así que ahora me paso todo el día sola. (Con reproche.) Y teniendo dos hermanas que fueron mis mejores amigas durante tantos años...

BEATRIZ A casa podés venir cuando quieras...

ELVIRA ¡Oh, ya sé que puedo venir cuando quiera! No me refería a eso, sino a todo lo demás.

BEATRIZ ¿A todo qué?

ELVIRA A esta situación a que hemos llegado. Vos por un lado, y yo por otro... parecemos extrañas. Murió papá y fue como si todo se derrumbara. Celia se casó con ese medicucho y está pasando lo mejor de su vida enterrada en un pueblo de provincia.

BEATRIZ Tal vez es feliz allí...

ELVIRA ¡Por favor, Beatriz! Cómo puede ser feliz en un pueblo una muchacha como ella, tan alegre, tan sociable. Me acuerdo cómo le gustaban las fiestas y lo divertida que era.

BEATRIZ (Con cierto cansancio.) Ya hemos discutido eso varias veces, Elvira. Celia quiere mucho a su marido y es feliz junto a él.

ELVIRA ¡No sé si lo quiere tanto! Cuando se casaron eran muy jóvenes los dos. Luis fue el primer hombre que conoció en su vida y con él se casó. Yo se lo advertí, pero no quiso hacerme caso. ¡En fin... ahí la tenés!

BEATRIZ Sin embargo, la última vez que estuvo en Buenos Aires me confesó que estaba muy contenta con la vida que hacía.

ELVIRA ¿Qué otra cosa podía decirte? La pobre Celia no es ni la sombra de aquella muchacha que se fue de aquí. Ahora tiene la mirada triste, cansada... (Se hace una pausa. Luego con una sonrisa.) Los tres mosqueteros, ¿te acordás? Siempre juntas las tres. (Nueva pausa.) ¡Oh, cuando pienso en los proyectos de papá! Hay algo que no me voy a olvidar nunca. El día que compró la casa de Belgrano me llevó con él para que la conociera. “Aquí hay espacio para los siete me dijo. Yo, mis tres hijas y mis tres yernos.” ¿Nunca te lo conté? Yo tenía veinte años entonces. Después recorrimos una a una todas las habitaciones. A cada una de nosotras le había designado su habitación matrimonial. Ése era el sueño de papá. Vernos a todas juntas. ¿Se parece en algo a la realidad?

BEATRIZ Pasaron muchas cosas desde entonces.

ELVIRA ¡Claro que pasaron cosas! Y lo peor fue la muerte de papá. Estando él viviríamos las tres juntas, como entonces.  (Elvira vuelve a su costura y se hace una nueva pausa prolongada.)

Siempre pienso que nuestra felicidad terminó el día de aquel cumpleaños tuyo, ¿te acordás? ¡Qué noche maravillosa! Bailamos hasta las seis de la mañana y después terminamos tomando mate y comiendo bizcochos en la cocina. ¿Te acordás Beatriz?

BEATRIZ (Con un gesto de cansancio, de quien ha escuchado la historia varias veces ya.) Sí, me acuerdo.

ELVIRA ¿Te acordás que vos te quedaste dormida con el mate en la mano? Todos empezamos a gritarte y te despertaste de golpe. Fue muy gracioso... ¡Y papá! Estuvo levantado hasta las cuatro de la mañana, bromeando con todos. (De pronto melancólica.) ¡Pobre papá! Pensar que ya esa noche tenía esa horrible enfermedad, y nadie lo sabía. Ni él mismo... Pocos días después le empezaron los dolores en las espalda y... (Se interrumpe angustiada por el recuerdo. Luego de una pausa.)

BEATRIZ Pienso que va a estar fresco esta noche para comer aquí...

ELVIRA Nunca nos vamos a perdonar haber vendido la casa de Belgrano. Ochenta mil pesos esa mansión... ¡Lindo negocio hicimos!

BEATRIZ En aquellos días era ventajoso. ¿Quién podía imaginar lo que iba a suceder después?

ELVIRA Debimos haberlo previsto. Era nuestra casa, lo único que teníamos.

(Por la entrada de la derecha, en la sala, aparece Carlos que se asoma al patio.)

BEATRIZ ¿Precisa algo, Carlos?

CARLOS Ando buscando una caja de clavos que tiene Raúl.

ELVIRA Está en la cocina, en uno de los estantes. (Carlos agradece e inicia el mutis) ¿Le falta mucho?

BEATRIZ No, estoy terminando el armario. Puede ir poniendo el agua para tomar unos mates. (Sale.)

ELVIRA ¿Quién es ése?

BEATRIZ Carlos, un amigo de Raúl. Está pasando unos días con nosotros.

ELVIRA ¿A qué se dedica?

BEATRIZ A nada en particular, pero sabe hacer de todo. Se pasa la vida en la casa de los amigos arreglándoles cosas. Allí donde alguien precisa algo, lo llama a Carlos, le da de comer, una cama, y él lo hace. Es un bohemio.

ELVIRA ¿También se queda esta noche? (Beatriz asiente.) No sé dónde vas a meter a tanta gente.

BEATRIZ De alguna manera nos vamos a arreglar.

ELVIRA Supongo que a vos no te hará mucha gracia...

BEATRIZ ¡A Raúl le gustan tanto estas reuniones!... Hace una semana que no habla de otra cosa. Él dispuso lo que íbamos a comer, compró las cosas, le pidió prestada una cama a Sara. ¡Uf! Hoy ya me llamó tres veces para preguntarme si hacía falta esto o aquello... que no me olvidara de la bebida... que no me olvidara de las cervezas... de las aceitunas... ¡Me llamó especialmente para hacerme acordar de las aceitunas! (Ríe.) Está contento como un chico. Y si lo dejara, no pasaríamos un fin de semana sin un amigo en casa.

ELVIRA ¿Y a vos no te molesta que sea así?

BEATRIZ Raúl fue siempre así, le gustan las reuniones y la gente. (Pausa.) No sé... a veces me gustaría que respetara un poco más nuestra intimidad... ¡Oh, pero no tengo ningún derecho a quejarme de mi marido! Raúl es muy bueno.

ELVIRA Tal vez con un chico cambiaría... (Pausa.) ¿No tuviste novedades?

BEATRIZ Pronto voy a empezar un nuevo tratamiento. Yo ya estoy resignada, aunque el médico dice que no debo perder las esperanzas.

ELVIRA Tal vez tenga razón, hay casos...

BEATRIZ Todo puede llegar a superarse.

ELVIRA Pero vos no sos feliz así.

BEATRIZ   (Con firmeza.) Soy feliz, Elvira; no me falta nada. (Pausa. Luego dejando la revista.) No encontré un solo modelo que me guste realmente. La verdad es que las modas de esta temporada no dicen nada.

(Por la entrada de foro aparece Sara trayendo en la mano un bolsón.)

SARA (Llamando.) Beatriz... (Entra en el patio.) Hola, Elvira ¿cómo le va?

ELVIRA Bien. ¿Y usted?

SARA Muy bien, gracias. (A Beatriz.) Aquí están los platos que me pidió. Le puse unos cubiertos también; pensé que los iba a precisar.

BEATRIZ (Mientras saca algunas cosas del bolsón.) No te hubieras molestado, Sara. (Toma un cubierto.) ¡Ah, qué hermosos cubiertos!

SARA Son los que me regalaron para mi casamiento. Todavía no los usé nunca.

BEATRIZ Entonces llevalos. Es una lástima. Me arreglo con los míos.

SARA No tiene importancia, Beatriz. Si espero estrenarlos en casa me voy a volver vieja. Algún día habrá que usarlos. Téngalos. (Pausa.)

BEATRIZ Los esperamos esta noche...

SARA Yo voy a venir.

BEATRIZ ¿Y Jorge?

SARA No sé. Ya sabe como es él. Siempre metido en su club.

BEATRIZ Decile de mi parte que lo espero; que Raúl se va a enojar si no viene.

SARA Está bien, Beatriz, se lo voy a decir. Yo pienso venir temprano a ver un rato la televisión. Hasta luego. (Inicia el mutis.) ¡Ah, me olvidaba! Habló un señor Fernando para Raúl. 

BEATRIZ Fernando, sí... es el socio.

SARA Dijo que no lo esperen esta noche; que la esposa está enferma pero que mañana va a venir a almorzar. Y que se iba a ocupar del préstamo.

BEATRIZ ¿Del préstamo?

SARA Así dijo. No quiso que la llamara a usted. (Breve pausa.) Bueno, hasta luego. (Sale.)

BEATRIZ Hasta luego.

ELVIRA (Luego de una pausa.) ¿Siempre viven aquí al lado? ¿No se iban a mudar?

BEATRIZ ¿Adónde van a ir? Sara es la que habla de mudarse, pero con los siete mil pesos que gana él en la Municipalidad, apenas les alcanza para comer. Decí que los padres de Jorge no les cobran un centavo.

ELVIRA ¿Y ella no trabaja?

BEATRIZ No hace nada. Se pasa las tardes aquí viendo la televisión.

ELVIRA Él parece un buen muchacho.

BEATRIZ No es que sea malo, pero es un abúlico. Fíjate que trabaja nada más que medio día. Viene de la Municipalidad, come, duerme la siesta y después se va al club a jugar a las bochas. Todos los días. Raúl le ofreció varias veces vender máquinas en la zona, pero nunca quiso. Como dice Sara, es un jubilado. Lo único que le gusta es jugar a las bochas. (Por la entrada del foro aparece Raúl.)

RAÚL ¡Hola, hola! (Besa a Beatriz.) ¿Qué tal, querida? (Le tiende una mano a Elvira.) ¡Hola Elvira! ¿Cómo le va? 

ELVIRA Bien...

RAÚL ¡Uf, vengo muerto de calor! Parece mentira que en esta época del año haga esta temperatura. (A Beatriz.) ¿Está todo listo?

BEATRIZ (Con un gesto.) Todo.

RAÚL ¿No hace falta comprar más nada?

BEATRIZ Ya te dije que no, hoy cuando me hablaste.

RAÚL Muy bien, muy bien... ¡Ah! ¿Le pediste el catre a Sara?

BEATRIZ Carlos lo fue a buscar; nos prestaron unos platos y cubiertos también.

RAÚL ¡Macanudo! Supongo que vendrán esta noche, ¿les dijiste?

BEATRIZ Sí, les avisé.

RAÚL Le hablé a Daniel. Estarán aquí alrededor de las ocho. ¿Está bien?

BEATRIZ Está bien.

RAÚL ¿Vamos a comer aquí afuera?

BEATRIZ Va a ser mucho problema traer la mesa. Adentro vamos a estar más cómodos.

(Por la puerta posterior de la sala aparece Carlos que se acerca al grupo.)

RAÚL (Con un golpe afectuoso) ¡Hola, Carlitos!

CARLOS ¿Qué decís?

BEATRIZ ¿Conoce a mi hermana Elvira, Carlos? (Se dan la mano.)

CARLOS No supuse que tuviera hermana, Beatriz; siempre pensé que usted sería un modelo original.

BEATRIZ No diga eso. Muchas veces le hablé de mis hermanas.

ELVIRA (Con sequedad.) Además se puede ser original lo mismo...

RAÚL   (Riendo.) No le haga caso, Elvira. Este Carlos es siempre el mismo. (A Carlos.) ¿Cómo va el trabajo de carpintería?

CARLOS Recién terminé de arreglarte el armario. Por hoy no hago más nada; ya me gané el día.

BEATRIZ Supongo que ese armario habrá quedado como si lo hubiera arreglado un profesional...

CARLOS Madame, usted me ofende. Yo soy un profesional, aunque no tenga ocupación... Lo que pasa es que domino tantos oficios, que no sé por cual de ellos decidirme.

ELVIRA Alguno le gustará más.

CARLOS Me gustan todos por igual, porque los tomo como pasatiempo. Si tuviera que dedicarme a alguno de ellos para poder vivir, seguramente terminaría por odiarlo.

ELVIRA ¡Es curioso!

CARLOS Lo mismo me pasa con las mujeres. (Ríe.)

BEATRIZ (Con reproche.) Carlos...

CARLOS No tiene nada de malo, Beatriz. Soy un idealista.

RAÚL (Riendo.) Vos no cambiás nunca, ¿eh, Carlos?

BEATRIZ (A Carlos) Va a tener que esperar un rato para los mates.

CARLOS Deje, Beatriz, los preparo yo. (Sale hacia el interior.)

RAÚL (A Elvira.) Usted se va a quedar esta noche, ¿no es cierto?

ELVIRA Beatriz me pidió que la ayude.

RAÚL ¡Magnífico! Nos vamos a divertir en grande, va a ver. Todos son amigos, gente macanuda. Se va a sentir cómoda.

ELVIRA Está bien. No se preocupe por mí. (Inicia el mutis.) Beatriz, ¿te puedo ayudar en algo?

BEATRIZ Por ahora no. (Elvira sale.)

(Raúl se dirige a la sala donde está Beatriz acomodando algunas cosas. Raúl tomando a su esposa por detrás.)

RAÚL ¿Qué dice mi mujercita? Con mucho trabajo. (La besa.) Soy un explotador, ¿no es cierto? Todo para quedar bien con mis amigos. 

BEATRIZ Me parece muy bien que lo reconozcas.

RAÚL ¡Oh, no creo que lo digas en serio! (Vuelve a besarla.) ¿Se va a poner linda esta noche?

BEATRIZ (Bromeando.) Sí, muy linda. Pero ahora dejame que tengo que hacer.

RAÚL ¡Cómo dejame! Estamos hablando de tu belleza. Esta noche tenés que ser la más hermosa de la reunión.

BEATRIZ ¡Uyyy! Va a ser difícil competir con Alicia.

RAÚL ¡Bah, esa insulsa! Tiene lindos vestidos y mucho maquillaje, pero mi mujercita es más linda.

BEATRIZ ¿Qué te pasa que estás tan zalamero?

RAÚL ¡Ah, es que hoy me siento maravillosamente bien! Todos los días tendrían que ser sábado. (Tararea alegremente.) Qué te apuesto a que Daniel nos va a contar su última borrachera.

BEATRIZ No habla de otra cosa...

RAÚL ¡Ah, este Daniel es extraordinario! Ése sí que sabe vivir.

BEATRIZ No sé a qué le llamás saber vivir.

RAÚL Tiene plata y se da sus gustos.

BEATRIZ ¡Se da sus gustos! ¿Qué clase de gustos son ésos? Andar de juerga las noches. ¡Por favor Raúl!

RAÚL (Abrazándola y besándola.) ¡Oh, Betty, no discutamos por una pavada! Hoy tenemos que estar contentos todos; es un día especial. (Canta imitando la voz de un barítono.) “Todos contentos y felices...” Betty, ¿te acordás del dolorcito que tenía esta mañana en el hombro? Se me pasó completamente. Debo haber dormido en mala posición.

(Se hace una pausa prolongada, durante la cual Raúl silba despreocupadamente.)

BEATRIZ ¡Ah, Raúl! Habló Fernando para avisar que esta noche no puede venir.

RAÚL (Con extrañeza.) ¿Que no va a venir? ¿Cuándo habló?

BEATRIZ No sé, habló con Sara. Parece que la esposa no anda bien. Pero le aseguró que mañana viene a almorzar.

RAÚL (Con desconsuelo) ¡Pero!... ¡Tenía tantas ganas de que viniera! ¿No sabés si va a volver a hablar?

BEATRIZ No dijo más que eso. Y que se iba a ocupar del préstamo.

RAÚL Bueno, está bien. (Pausa.) ¡Qué macana que no pueda venir! Yo contaba con él. Además quería que Daniel lo conociera.

BEATRIZ Lo conocerá mañana; es lo mismo.

RAÚL No, no es lo mismo. Tenía que venir esta noche. (Pequeña pausa.) ¡Justo él me viene a fallar!

BEATRIZ   (Luego de una pausa.) Raúl... ¿qué es este préstamo de que habló Fernando?

RAÚL Nada, Beatriz; levantamos un pedido bastante grande y precisamos unos pesos para comprar las máquinas. Fernando se iba a ocupar de eso este fin de semana. Tiene un amigo que le prometió el dinero. Es seguro.

BEATRIZ ¿Tenían necesidad de pedir plata prestada?

RAÚL ¡Oh, son unos pocos pesos!

BEATRIZ ¿No será demasiado arriesgado, Raúl?...

RAÚL   (Molesto.) ¡Pero no, Betty! Se trata de una venta directa, así que no hay ningún problema. El martes entregamos las máquinas, nos pagan y al día siguiente devolvemos el dinero. Es muy simple. Pero no hablemos más de trabajo, ¿eh, Betty? Por lo menos hasta el lunes.

(Raúl sale hacia el interior de la casa. Beatriz queda con la mirada fija. Las luces decrecen lentamente.)

Roberto Cossa

Ir a índice de América

Ir a índice de Cossa, Roberto

Ir a página inicio

Ir a mapa del sitio