Amigos protectores de Letras-Uruguay

 

Si quiere apoyar a Letras- Uruguay, done por PayPal, gracias!!

 
 

Tres nosotros
por Leandro Area
leandro.area@gmail.com

 
 
 

SUTIL INGENIO el de los genios. Logran, sin proponérselo, representar al colectivo transformándolo. Por eso es que hay tanto cuerdo suelto imitando a Armando Reverón o presentándose en familia como Francisco de Miranda. Arturo Michelena es un niño de pecho escondido en sombrero de pumpá en una sociedad que lo miraba como Miranda nos observa desde La Carraca. También Soto, sí, Jesús, es otro genio, que más bien parece un farmaceuta viendo pasar al soberbio Orinoco.
 

Tres luces de nuestra venezolana pintura nos sostienen desde su levedad, pues creo que todo arte genuino se levanta en lo local, se empina y asoma desde lo íntimo. Se erige desde su  localidad y extiende su sensibilidad y mirada sobre el mundo, lo absorbe y transforma sintetizándolo y ampliando el concepto y las dimensiones de la realidad que no se deja atrapar así como así.
 

Pienso que allí pudiera residir una definición de genialidad: fuerza que altera la realidad, la resume, es un decir, haciéndola más compleja, multiplicándola. La rueda, la escritura o la metáfora son ejemplos en esa dirección. La pintura es el reino de la sombra y de la luz, del asombro difuminado en colores, materia húmeda sobre la piel del mundo que es de lienzo, de papel o de roca. Y es un trabajo arduo como el del buey arando sobre el mar.
 

Escojo a estos tres pintores como los más representativos de ese ingenio del arte nacional, en donde tanta estrella no se da abasto en tan escasa bandera. Tal vez, también, los más populares, en el sentido de tener un cierto reconocimiento social con raíces y huellas simbólicas que transcienden lo venezolano.

 

Reverón en 1950

Jesús Soto

Autorretrato - Arturo Michelena


 

ARTURO MICHELENA, Armando Reverón y Jesús Soto, son juntos y por separado, expresión de una entidad llamada Venezuela y de una identidad susurrada desde lo propio. Sin nacionalismos chuecos, sin desfiles patrios pero sí con orgullo ciudadano, como decir que Goya es español, o Van Gogh holandés. ¡Ni más faltaba!
 

Cada uno levantó su castillo. Michelena lo construyó en "Miranda en la Carraca", no su obra más hermosa pero sí la más representativa y significante. Uno de los iconos mayores de nuestra pintura, por lo que enseña, por lo que esconde, por lo que calla, por lo que otorga, por el diálogo que uno establece con Francisco apoyado en su mirada, pose y lugar, en una complicidad que nos identifica, haciendo evidente aquello de que las pinturas, como los libros, nos leen, descifran, alumbran y reflejan.

 

EN SU CASO, Reverón se exilió frente al mar en fortaleza propia hecha a su imagen y semejanza. Queremos tanto a Armando que hemos dejado de verlo como un susto. Se ha hecho de la familia y comparte la vecindad. Ya no intimida a nadie porque lo metimos en una jaula de afecto e incomprensión. Ahora los perros no le ladran. Su castillo es de arena como un reloj hundido en el océano.
 

Soto representa el espíritu volador y curioso, imaginario y labrador, incansable y gozoso, sutil y pertinaz por comprender lo mínimo dentro de la inmensidad, la soledad y la compañía juntas, el movimiento y el espacio, las ecuaciones de la vida escritas en fórmula cinética, a profundidad de tiza, como un jeroglífico escrito por un extraterrestre.

 

Tres hombres. Tres luces. Tres nosotros que nos viven mirando a ver si nos encuentran, por fin.

por Leandro Area
leandro.area@gmail.com

Ir a índice de Ensayo

Ir a índice de Area, Leandro

Ir a página inicio

Ir a Índice de escritores