El agua, traída en un balde
Osvaldo Aguirre

El agua, traída en un balde
de metal desde la bomba del molino,
corrió, a impulso de la escoba,
por el piso de baldosas, sin tocar
las sillas -que regresamos del patio,
junto a los sifones y los envases
de vino y cerveza, y subimos,
uniéndolas por los respaldares,
a la mesa.
El mantel quedó limpito,
sin migas, ni manchas del café,
servido en las tazas guardadas
de la otra navidad, y los vasos,
de vidrio y de plástico, secos
y encima de los platos,
en el aparador, apilados.


Y entonces qué pasó:
en el comedor, vé, de esteras
bajas por el calor, bolso al hombro,
los pocos pelos parados, el kepis
en la mano, el horrible uniforme
desabrochado y en patas, por probar
el fresquito del agua, apareció.
Los perros, dormidos seguro,
o memoriosos, no lo avisaron;
entresueños me pareció,
arrancando en la puerta,
el motor de una estanciera.

La vuelta del camino

Osvaldo Aguirre
Libros de Tierra Firma (Bs. As.)
Buenos Aires, 1992

Ir a índice de América

Ir a índice de Aguirre, Osvaldo

Ir a página inicio

Ir a mapa del sitio